La nertera, una planta con curiosos frutos

Publicado por Covadonga Carrasco, 21 Mar 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Características de la planta Nertera

Existen multitud de plantas de las que desconocemos el aspecto de sus frutos o de sus flores. Muchas de ellas pueden convertirse en las plantas perfectas para decorar nuestro jardín o el interior de nuestra casa durante la primavera, así que nada mejor que conocerlas un poco más.

LO QUE DEBES SABER...
  • Frutos: son bolitas muy llamativas de colores como el naranja, el coral, el amarillo o el blanco.
  • Riego: tendremos que regar bien su tierra, nunca las hojas o los frutos.
  • Decoración: es una planta perfecta para darle un toque natural a nuestra decoración.

En esta ocasión vamos a hablar de la nertera, una planta que no es especialmente duradera pero que tiene unos frutos tremendamente llamativos, muy similares a canicas de color naranja, amarillo o coral, aunque también pueden crecer en color blanco.

 

Esta planta de interior también la podremos tener en el jardín, aunque en zonas en las que no le dé el sol de manera directa.

Origen exótico

El origen de esta planta lo encontraremos en Nueva Zelanda y en zonas de Sudamérica. Es de gran espesor y densidad, convirtiéndose en una "gran bola" cuando crecen sus frutos, sobre todo si el lugar en el que la colocamos es una maceta de pequeñas dimensiones.

Sus hojas son de color verde oscuro, entre las que crecerán las bolitas de color durante la primavera (frutos) y que pueden mantenerse incluso cuando ya esté bien entrado el invierno.

Cuidados sencillos

Aunque la nertera no soporta bien el sol directo, sí necesita luz y ventilación, sobre todo cuando va a florecer para crecer en perfecto estado. A la hora de moverla o incluso de trasplantarla, debemos tener mucho cuidado. Es una planta que se estresa de manera sencilla y cuya temperatura ideal se encuentra en torno a los 15 ºC aproximadamente.

En cuanto al riego, es una planta que necesita humedad, pero solo en la tierra nunca sobre las hojas o las flores, ya que lo único que conseguiremos es que acabe pudriéndose. En épocas de calor, el riego habrá que realizarlo cada tres o cuatro días, mientras que en otoño e invierno podremos espaciarlo un poco más.

Una vez al mes durante la etapa de floración tendremos aplicar abono líquido hasta el momento en el que crezcan los frutos.

La decoración de nuestro hogar agradecerá un toque de color tan natural como el de la nertera.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos