Cómo reproducir claveles

Publicado por Covadonga Carrasco, 24 Dic 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Técnicas para reproducir claveles

El clavel es una de esas flores maravillosas que gusta a todo el mundo y que además es perfecta para decorar cualquier espacio o incluso regalar en cualquier ocasión.

LO QUE DEBES SABER...
  • Semillas: si reproducimos los claveles mediante semillas, tardarán un poco más en florecer pero evitaremos bacterias o virus en nuestra planta.
  • Esquejes: su reproducción es más rápida que la de las semillas, pero debemos estar convencidos de que la planta desde la que lo hacemos esté completamente sana.
  • Color: el clavel es una planta muy llamativa que nos permitirá darle mucho color a nuestro hogar.

Los claveles cuentan con un colorido y una espectacularidad que bien combinada puede resultar estéticamente impresionante.

 

Reproducción por esquejes o por semillas

Otra de las grandes ventajas de los claveles es que podemos reproducirlos nosotros mismos para tener nuestro hogar siempre lleno de color.

Existen dos maneras de hacerlo, mediante esquejes o por semillas. Cada una es mejor para una cosa y peor para otra, pero dependerá de nuestras necesidades y de nuestros intereses.

En el caso de hacerlo por esquejes, lo haremos mediante los brotes de una planta de clavel que ya haya crecido, lo que se conoce en jardinería como una planta madre. Los tallos contarán con dos o tres hojas y el resto estará en pleno desarrollo para que puedan echar raíces por la parte inferior.

Se cogen de la parte media de la planta madre que tenga más o menos un año de vida y en función de la variedad podrá medir entre 4 y 9 cm.

Este tipo de reproducción es bastante más rápida, pero corremos el riesgo de que la planta esté infectada por bacterias o virus.

Hacerlo por semillas nos llevará algo más de tiempo

Si decidimos hacerlo por semillas, tardaremos algo más en obtener resultados. Podemos conseguir las semillas extrayéndolas de plantas de clavel o comprándolas en lugares dedicados a la jardinería, donde serán mucho más efectivas y de mejor calidad.

Para conseguirlo tendremos que hacerlo mediante semilleros y en el momento en el que las plántulas hayan crecido. Hay que trasplantarlas con una distancia aproximadamente de unos 10 cm entre una y otra.

El resto solo es cuestión de esperar y tener algo de paciencia para que podamos disfrutar después de nuestros propios claveles.



Comentarios (1)

irenita52 comento el 24/12/2014 a las 12:22

Mi madre tiene en su casa muchos claveles porque es su flor favorita, generalmente suele reproducirlas por semillas que aunque lleva tiempo le resulta más entretenido.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos