Columnea, una flor caribeña

Publicado por Covadonga Carrasco, 23 Sep 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

La flor que llegó del Caribe, la columnea

Los amantes de las plantas y las flores siempre estamos deseosos de encontrar novedades para decorar nuestro hogar. Las flores caribeñas, como la columnea, son ideales para darle un toque diferente a nuestra casa y, sobre todo, para presumir de nuestro amplio conocimiento en jardinería.

LO QUE DEBES SABER...
  • Luz: el sol no debe incidir en la columnea de manera directa.
  • Humedad: requiere mucha humedad, pero no un riego excesivo. Lo ideal es pulverizarla.
  • Poda: es aconsejable podar la planta tras la floración, para que las próximas flores nazcan de los tallos nuevos.

Además, los cuidados de la columnea son muy sencillos: no requiere demasiada luz y nunca le debe dar el sol de forma directa, por lo que es perfecta para tenerla en el interior de casa. Tampoco necesita mucho riego, ya que si nos pasamos con el agua, lo que conseguiremos será que pierda las hojas y las flores, y que se pudran los tallos.

 

Humedad, pero sin exceso de agua

Pasado el periodo de floración, la columnea necesita unos meses de descanso durante el invierno, así que en esta época regaremos la planta aún menos para que la próxima floración sea mucho mayor.

Lo mejor es mantener la columnea siempre húmeda, pero sin grandes cantidades de agua, es decir, la pulverización se convierte en la mejor opción para su cuidado. Si vemos que el aspecto del follaje es amarillento o que las hojas están arrugadas, la planta nos estará avisando de que necesita un poco más de agua. De ahí la importancia de pulverizarla y mantener el compost con humedad.

Para que nuestra flor caribeña esté en perfectas condiciones, deberemos evitar las corrientes de aire seco, ya que pueden favorecer la aparición de ácaros y arañas rojas.

 

Cuidados sencillos

Si la planta tiene un tono pálido, deberemos centrar nuestra atención en el abono, pues la columnea necesitará una nueva dosis.

Aunque hemos comentado que la luz no debe darle nunca de forma directa, esto no quiere decir que tengamos a la planta en el lugar más oscuro de la casa, especialmente si vemos que los tallos son alargados y sin flores. En este caso, tendremos que trasladarla a una zona con más luminosidad.

Por último, también resulta beneficioso podarla tras la floración, para que las flores puedan salir de los tallos nuevos.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

simeonediego842 comento el 23/09/2014 a las 14:01

Qué flor tan bonita! Me gustaría tenerla en casa, pero no sé si va a ser fácil encontrarla, buscaré!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos