Clivia, dale un toque naranja a tu hogar

Publicado por Cristina Yañez, 16 May 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Clivia, la planta naranja de interior

Una buena forma de decorar tu hogar es mediante las plantas de interior, ya que algunas poseen unos colores y formas ideales para combinar con el estilo de cualquier estancia. Una de estas plantas es la clivia, que dará un toque de color espectacular a la habitación en la que se encuentre gracias a sus tonos naranjas.

LO QUE DEBES SABER...
  • Interior: es una de las plantas que se desarrollarán mejor dentro de casa que en un patio o jardín.
  • Colores: los colores que puede presentar esta planta la convierten en una de las más vistosas que podemos tener dentro de casa.
  • Cuidados: no necesita de unos cuidados muy específicos, únicamente tendremos que controlar el riego y la temperatura.

 

Aunque, como la mayoría de las plantas, tiene muchas variedades, la más extendida y cultivada es la grandiflora

 

Característica de la clivia 

Una de las principales características de la clivia es que se desarrolla y crece mejor en ambientes cerrados y macetas pequeñas, por lo que se trata sin duda de una perfecta planta de interior. El tamaño que puede alcanzar es de unos 50 centímetros de altura, que en muy raras ocasiones será superado.

Tanto sus raíces como sus hojas son bulbosas y estas últimas presentarán formas planas, trenzadas y rugosas, con un color verde bastante oscuro.

En cuanto a las flores, que son muy vistosas, nacen a partir del extremo de un tallo floral y poseen un color naranja intenso, que junto al contraste de las hojas, crean una planta muy bonita y especial. Además, en invierno podremos disfrutar de las bayas de color rojo intenso que empiezan a crecer después de la floración y tienen su madurez en esta estación del año. 

Cuidados de la planta 

Si hablamos de las condiciones que necesita la planta para su correcto crecimiento, hemos de decir que le vendrá bien una buena iluminación pero sin llegar a colocarla bajo los rayos directos del sol. El riego será normal, aumentándolo durante la época de floración, pero siempre evitando que se produzcan charcos en la tierra, pues esto le afecta muy negativamente. En cuanto a la temperatura, no deberá ser muy baja porque es poco tolerante a estas condiciones. Por último, un consejo para el cuidado de la clivia es el de limpiar las hojas del polvo con un trapo húmedo.

Sin duda alguna, esta planta es un elemento decorativo excepcional para cualquier estancia de nuestro hogar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos