Costilla de Adán o monstera, ¿cómo cuidarla?

Publicado por Cristina Yañez, 23 Ene 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Descubre la Costilla de Adán o Monstera Deliciosa

Procedente de las regiones tropicales de América la costilla de Adán, también conocida como monstera deliciosa, es una planta de interior que puede ser un complemento perfecto para cualquier estancia en la que la situemos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Temperatura: entre 20 y 25 grados. Nunca por debajo de los 10 grados.
  • Cuidados: no necesita un riego muy frecuente y además no se puede exponer directamente al sol.
  • Hojas: no es necesario pulverizarlas con agua pero hay que estar atentos a su color pues nos dirán el estado de la planta.

 

Aunque puede llegar a los 20 metros de altura en los lugares en los que es autóctona, no os asustéis pues en los hogares como mucho alcanzará 5 metros

 

Curiosa forma de sus hojas 

Muchos os estaréis preguntando acerca del nombre de esta planta y la explicación es tan sencilla como fijarse en la forma de sus hojas, que al dividirse crean una forma parecida a la de las costillas de nuestro esqueleto.

Las flores serán inexistentes si la cultivamos dentro de casa, mientras que si lo hacemos en un jardín, aparecerán a partir de los 3 años. 

La temperatura ideal para su correcto crecimiento ha de ser entre 20ºC y 25ºC y evitar exponerla a temperaturas inferiores a los 10ºC, ya que la planta dejará de crecer. 

Es recomendable que no reciba luz directa pues estamos hablando de una planta de interior, por lo que los rayos del sol podrían ocasionarle daños. Si hemos optado por plantar la costilla de Adán en el jardín, deberemos ubicarla en un lugar en el que le dé la sombra la mayor parte del día. 

Planta de ambientes secos 

En lo referente al riego, es una planta que admite los ambientes secos por lo que deberemos dejar que se seque la tierra entre riego y riego y no será necesario que pulvericemos con agua las hojas, ya que está acostumbrada a climas en los que puede no llover en meses. 

Es muy frecuente que aparezcan problemas en las hojas y estas cambien de color. Si la planta presenta un color amarillento en las hojas inferiores puede ser debido a un exceso de riego (suele darse sobre todo en invierno), por lo que deberemos esperar a que la tierra esté completamente seca y reducir la frecuencia de agua que estuviésemos llevando a cabo hasta ese momento.

Si por el contrario presenta manchas negras, el motivo será que estamos exponiendo a la planta a temperaturas muy bajas y tendremos que cambiarla de lugar o aumentar la temperatura de la habitación.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos