Cómo proteger las plantas del calor

Publicado por Vanesa Sánchez, 06 Jul 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

proteger plantas del calor

Ahora que estamos en la peor época del año en cuanto al calor, es necesario tomar precauciones para proteger a las plantas del calor.

LO QUE DEBES SABER...
  • Riego: abundante y siempre a primera hora de la mañana o a última de la tarde.
  • Sombra: intenta que durante el día no estén siempre expuestas al sol. Cúbrelas con una malla o intenta ponerlas cerca de arbustos.
  • Suelo: los suelos de cemento o paredes guardan mucho el calor. Coloca las plantas sin pegarlas a la pared y sobre una tarima.

 

Es sabido que por norma general al llegar el calor hay que tomar precauciones para no sufrir consecuencias. Esto se aplica a personas y animales, pero también hay que hacerlo con nuestras plantas.

 

Protegerlas del calor en verano

Las plantas necesitan más agua en verano, igual que las personas, por tanto, intenta siempre que haya humedad en las macetas, pero sin exceso para que no salgan hongos. Debes hacer un riego profundo cada 2 o 3 días. Realiza los riegos en las horas de menos calor, es decir, a primera hora de la mañana o a última de la tarde, para que el agua no se seque rápidamente. Puedes darles una lluvia fina que las refresque por la tarde.

Dependiendo de la maceta que tengan y del tipo de material, necesitarán de riegos más profundos o menos. Por ejemplo, las macetas porosas o de boca ancha, necesitan riegos más frecuentes que las macetas de plástico, ya que conservan menos la humedad. Al igual que las plantas más grandes tendrán raíces más profundas o grandes y será necesario hidratarlas más que las plantas más pequeñas o con raíces cortas.

Plantas sanas en verano

Tener plantas sanas en el verano es más factible si sigues estos consejos.

Tanto las paredes como el suelo donde se encuentren emiten calor, sobre todo si es de cemento. Una forma de mantenerlas en buen estado es alejar un poco de las paredes las macetas y poner en el suelo una tarima. De esta forma tendrán una ventilación por todos los lados.

Provoca también algo de sombra ya sea con un toldo, sombrilla o algunos arbustos que estén cerca. Puedes poner una semi cubierta de madera de tal modo que reciban el sol, pero con algo de sombra. De esta forma no se secarán muy rápidamente. Si no puedes hacer esto, también tienes la opción de colocar una malla que reduzca los rayos solares.

Para ayudar a que sigan su crecimiento, corta las flores u hojas que estén marchitas y por supuesto, añade de vez en cuando abono, ya sea líquido o en tierra para que estén más fuertes y así, crezcan mucho más sanas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos