Cómo preparar el suelo para cultivar

Publicado por CanalHOGAR, 16 Mar 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo preparar el suelo para cultivar

Una tierra rica y nutrida es indispensable para obtener una buena cosecha o un jardín perfecto, y será el secreto y la clave de tu éxito, pero, para ello, necesitas saber cómo preparar el suelo para cultivar de la manera más segura y certera.

No pierdas el tiempo en comprar las mejores plantas o las semillas de mayor calidad: si no sabes cómo preparar el suelo para cultivar, estarás tirando el dinero y el tiempo, ya que la calidad del suelo que recibe los cultivos es fundamental y vital para obtener los mejores resultados.

No es lo mismo si vas a cultivar plantas o a sembrar; tampoco es igual partir de un terreno que ya ha sido utilizado para este fin con anterioridad, ya que las necesidades y los preparativos pueden ser distintos o al menos, puedes necesitar algún cuidado extra. Pero de manera general, estos cinco pasos esenciales son de obligado cumplimiento para preparar el suelo para cultivar y lograr el mejor sustento para tus plantaciones.

Equilibrio

La tierra está compuesta de materia mineral, materia orgánica y seres vivos y en un 50 por ciento, por agua y aire. Ésta es una composición ideal y equilibrada, perfecta para el cultivo, pero no todo el suelo es así. Lo habitual es que tengas que corregir dentro de lo posible el sustrato para acercarte al equilibrio natural. Lo más habitual es que la tierra tenga un exceso de carga mineral y un defecto de aportación orgánica. Existen kits de análisis sencillos y muy prácticos que encontrarás en cualquier vivero o tienda especializada.

Limpieza

Observar la textura y la calidad del suelo a la vista y al tacto es esencial. Debes limpiar el espacio que vas a cultivar con total profundidad y cuidado, cualquier resto de madera, piedra, hormigón o cualquier otros desperdicio no natural puede arruinar definitivamente todos y cada uno de tus cultivos o plantas. La tierra debe estar suelta, bien nutrida y mullida, además de hidratada.

Drenaje

Para que los cuidados posteriores a la siembra y al cultivo sean efectivos, es esencial que el suelo esté provisto de un buen drenaje; éste puede ser una tierra con drenaje natural o puede que tengas que procurárselo tú mismo por medio de zanjas o canales al uso. Es importante que antes de cultivar, tengas en cuenta esta capacidad del suelo y la compruebes y en su caso, la mejores.

Planificación

Antes de cultivar, ya sea plantas o cualquier otro tipo de cultivo o siembra, lo mejor es organizar y planificar el suelo, organizando por tipos de cultivo y plantas en su caso. Para plantar un pequeño huerto, lo mejor es preparar el suelo con surcos paralelos y equidistantes.

Airear y allanar

Éstas son dos tareas esenciales a realizar, preferiblemente en primavera para preparar el suelo antes del cultivo. Ambos trabajos deben realizarse para mejorar la calidad del suelo y conseguir los mejores cultivos. Con airearlo, consigues que el terreno gane en capacidad de nutrición e hidratación, mientras que allanar es fundamental para que el cultivo sea más sencillo y efectivo. Deben deshacerse los posibles terrones de tierra compactada para que las semillas puedan crecer con fuerza y de manera saludable y productiva.

Abonar

Fertilizar el suelo es esencial y vital para tus cultivos. De un buen trabajo de abonado dependen en mucho la calidad de los cultivos y los frutos, tanto en tu huerto como en el jardín. Los abonos suelen ser de origen orgánico -animal o vegetal-, aunque también los hay minerales, además de los fertilizantes químicos. Cada abono tiene una utilidad y unas características determinadas en cuanto a rapidez de actuación y efectos sobre los cultivos. Lo mejor es dejarse aconsejar por los especialistas de los viveros o espacios comerciales de confianza.

Estos son los trabajos esenciales para saber cómo preparar el suelo para cultivar: son labores vitales y, aunque sencillas, son duras y trabajosas. Además de estos, es posible que las peculiaridades de tu terreno de huerto o jardín exijan otros trabajos extra, por lo que lo más apropiado es siempre confirmar con los expertos cuáles son los trabajos específicos que precisa tu suelo. Igual que al contratar tu Seguro de Hogar MAPFRE, por el que debes consultar con tu asesor para elegir las coberturas, servicios y asistencias precisas para tus necesidades y las de tu vivienda.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios