La encina, un clásico de nuestro país

Publicado por Covadonga Carrasco, 28 Abr 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Características de la encina

Probablemente, si nos asomamos por la ventana de una casa en el campo o paseamos por una dehesa, uno de los árboles más comunes que nos encontraremos será la encina. Y es que este árbol es uno de los emblemáticos de la Península Ibérica. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Bellota: la bellota es el fruto de la encina y es utilizado para dar de comer a los cerdos ibéricos.
  • Resistencia: la encina es uno de los árboles más resistentes a las temperaturas extremas y la sequía.
  • Características: es un árbol que crece rápidamente y cuya longevidad es incluso de más de 700 años.

Con su copa redondeada, la encina es uno de los árboles más característicos de los campos de Castilla-La Mancha y Andalucía, perfecta para ponernos bajo su sombra en los días de calor intenso.

 

El árbol más común de la Península Ibérica

La encina es capaz de alcanzar hasta 15 metros de altura y cuenta con un tronco corto cuya corteza es quebradiza. Su crecimiento es muy rápido, pero no por ello es un árbol poco longevo, todo lo contrario, hay encinas que han llegado a vivir más de 700 años.

La encina florece en primavera, durante los meses de abril y mayo, y su fruto es la bellota, cuya aparición surge en otoño y cae en noviembre, mes en el que madura. Es un fruto utilizado de manera habitual como alimento para los cerdos ibéricos y, por tanto, uno de los más importantes para favorecer la calidad de la gastronomía española.

Uno de los árboles más resistentes

Pero su fruto no es lo único que podemos aprovechar de la encina, la calidad de su madera permite que la usemos sobre todo para hacer leña.

En cuanto a su cultivo, es un árbol que crece mejor en suelos calizos y profundos. Además, aguanta las épocas de sequía y las temperaturas extremas, siendo una de las especies de árboles más resistentes que podemos encontrar.

Los encinares se sitúan, sobre todo, en las dehesas con los árboles dispersos por ellas y con pastos en el suelo, el perfecto equilibrio entre la explotación ganadera y la ecología.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

pedromuoz comento el 28/04/2015 a las 14:04

Me encantas las encinas, desde pequeño les he tenido un cariño especial porque tenía un profesor al que le gustaban mucho.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios