Cala, una flor perfecta para los ramos de novia

Publicado por Covadonga Carrasco, 17 Feb 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Características de la flor cala

La cala es una de las flores más hermosas, delicadas, elegantes y sencillas que hay. Estos son solo algunos de los motivos que la llevan a ser una de las flores más elegidas a la hora de crear ramos de novia.

LO QUE DEBES SABER...
  • Sol: es importante que el sol no le dé directamente a la planta, pues crece de forma óptima en zonas de semisombra.
  • Humedad: la cala prefiere suelos húmedos, incluso zonas de agua no muy profundas, y su riego debe ser constante durante la floración.
  • Ramos: es la flor perfecta para los ramos de novia de mujeres que busquen un ramo minimalista y elegante.

A pesar de su aspecto frágil, se trata de una planta robusta que puede llegar a medir hasta un metro de alto. Sus flores son grandes y de color blanco en forma de tulipa, como si fuesen campanas. La parte central tiene una espiga recta de color amarillo, muy suave y con un delicado perfume.

 

Una flor delicada y elegante

Las mujeres que buscan una flor elegante para su ramo de novia y pretenden que además sea "minimalista", no pueden resistirse a la cala.

Se trata de una flor que podemos encontrar desde la primavera hasta el verano. Durante el invierno, las bajas temperaturas hacen que frene su crecimiento y, si se producen heladas, la parte inferior puede hacer que se pierda la parte superior. Sin embargo, pasado el frío la planta vuelve a regenerarse.

Perfecta para exterior y para zonas húmedas

Para protegerla durante la época invernal, es importante aplicar una capa gruesa de pastos o incluso de hojas secas en su base. Se trata de una flor perfecta para colocarla en zonas de semisombra y húmedas, incluso en zonas de agua poco profundas para que su desarrollo sea óptimo. Pero además tiene la ventaja de que también puede crecer de manera normal en el interior del hogar.

Debemos alejarla de las zonas especialmente cálidas o en las que le pueda dar el sol directamente. El suelo debe ser siempre húmedo y fértil. En cuanto al riego, la planta debe ser regada bastante a menudo, sobre todo durante su floración, sin embargo, pasada esta etapa es preferible mantenerla seca, en reposo, lo que probablemente marchitará las hojas, aunque estas se regenerarán posteriormente.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

gdani535 comento el 17/02/2015 a las 12:03

A mi pareja le encantan las calas, pero no sabíamos porqué dejaban de crecer en invierno. Ahora se lo podré comentar.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios