Acolchado para sandías y melones

Publicado por Covadonga Carrasco, 07 Ene 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo preparar el acolchado de melones y sandías

Tener un pequeño huerto, ya sea en la ciudad o en una pequeña parcela, es más común de lo que pensamos. Cultivar nuestras propias frutas y verduras, además de ser una opción más sana de alimentarnos, es una buena manera de estar en contacto con el medio ambiente y puede convertirse en un maravilloso hobby.

LO QUE DEBES SABER...
  • Humedad: el acolchado nos ayudará a mantener la humedad de la tierra y, por tanto, podremos reducir el riego habitual.
  • Césped: los restos de césped que nos sobran después de cortarlo serán ideales para elaborar el acolchado.
  • Acolchado: el acolchado o mulching nos ayudará a mantener la humedad y a evitar que el sol acabe quemando las raíces.

En este caso, vamos a hablar del cultivo de las sandías y los melones, dos frutas deliciosas e irresistibles que además resultan muy sanas, ya que cuentan con un gran contenido en agua.

 

Mejorar la humedad de nuestros cultivos

A la hora de cultivar sandías y melones, es muy importante preparar un buen acolchado que nos ayude a mantener la humedad.

Podemos cultivar melones y sandías en macetas que poco a poco irán creciendo y floreciendo, pero, precisamente para que estos pasos se lleven a cabo de forma óptima, es necesario proteger los bordes para evitar que el tallo se rompa y crear el acolchado correcto.

El acolchado también lo conocemos como mulching y se puede conseguir, por ejemplo, con el sobrante del césped del jardín una vez cortado. Eso sí, debemos asegurarnos de que el césped no ha sido tratado con ningún tipo de herbicida, pues luego podrían quedar residuos al preparar el acolchado. Cogeremos los restos de césped y los dejaremos secar al sol en un barreño para después colocarlos sobre las macetas.

Menos riego para una protección mayor

Este acolchado nos ayudará a mantener la humedad del suelo, además de evitar que aparezcan malas hierbas. El humus enriquecerá la tierra y nuestros melones y sandías crecerán mucho mejor.

El mulching también nos puede servir para evitar que las raíces de las plantas se acaben secando por culpa del sol, así que no será necesario regar tanto las macetas.

En definitiva, si preparamos un buen acolchado para plantar sandías y melones, conseguiremos que estas frutas crezcan con mayor facilidad y, sobre todo, con mejor calidad.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

sandrimartinez2 comento el 07/01/2015 a las 11:48

En la casa de mi pueblo tengo un huerto con tomates, pero me gustaría tener más alimentos, quizás me anime al cultivo de sandías con estos útiles consejos.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios