Consejos para cultivar acelgas

Publicado por Covadonga Carrasco, 29 Oct 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo cultivar acelgas

Tanto si tenemos un pequeño huerto en el que nos gusta cultivar nuestros propios alimentos, como si vivimos en el centro de una ciudad y queremos comenzar a crear nuestro huerto urbano, las acelgas pueden ser una buena manera de comenzar.

LO QUE DEBES SABER...
  • Agua: para que podamos cultivar las acelgas de forma óptima, hay que regarlas con abundante agua, especialmente durante la semana posterior a su plantación.
  • Recolección: podemos hacerlo por hojas para que la planta pueda continuar con su crecimiento posteriormente.
  • Temperatura: aunque se trata de una planta muy resistente, es mejor que no se la someta a cambios bruscos de temperatura para que su floración sea la adecuada.

Las ventajas de este tipo de verdura son numerosas, y si además conocemos algunos de los mejores consejos para cultivar acelgas, mucho más.

 

Una planta de lugares templados

Se trata de hortalizas de hoja grande que suelen crecer de manera óptima en lugares con climas templados. Tienen la ventaja de que pueden crecer tanto a pleno sol como en lugares con semisombra, siempre y cuando cuente con gran cantidad de agua.

Necesitan suelos que sean ricos en nutrientes y de buena profundidad para que no aparezcan otro tipo de hierbajos.

Pero vamos a ver cuáles son los consejos que debemos seguir si lo que queremos es cultivar de forma óptima nuestras acelgas.

Al ser una planta de clima templado y soleado, no debemos someterlas a cambios de temperatura especialmente bruscos, ya que suelen florecer en el momento en el que se produce una bajada de temperaturas en época primaveral.

Recolección por hojas

Los suelos que más benefician a esta planta son los de consistencia media, como decíamos antes, suelos profundos, que sean permeables y arcillosos, si fuese un suelo arenoso, tendremos que añadir estiércol o abono.

Como se trata de una planta de hoja grande, es necesario regarla de forma abundante, ya que el agua es primordial para ella, especialmente la primera semana tras la plantación.

Se puede producir la siembra de manera directa o por plantones que se han adquirido en centros especializados en jardinería.

A la hora de recolectar las acelgas tendremos que hacerlo hoja por hoja, cortando aproximadamente a unos 4 centímetros del suelo para que después la planta pueda seguir creciendo.

De esta manera, el resultado de la plantación será el que buscamos y las acelgas cultivadas por nosotros mismos estarán deliciosas para consumirlas.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

cristinalpez354 comento el 29/10/2014 a las 11:50

Vivo en un apartamento con una terraza grande por lo que creo que voy a empezar a plantearme tener un huerto urbano, me encantaría tener mi propio cultivo.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios