La rudbeckia, la hermana gemela de la margarita

Publicado por Patricia Arroyo, 29 Ago 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Descubre la rudbeckia, una planta colorida

Probablemente, si alguna vez vemos una rudbeckia, pensaremos que se trata de un margarita. Y no sería de extrañar, pues ambas flores tienen un parecido similar. Vamos a descubrir más sobre esta planta tan llamativa.

LO QUE DEBES SABER...
  • Características: la rudbeckia tiene un tallo alargado y erguido de entre 50 y 90 cm de altura, hojas con forma de lanza y ásperas, y pétalos de color amarillo o naranja.
  • Floración: tiene lugar entre los meses de verano y otoño. 
  • Cuidados: hay que colocarla en zonas de sol o semisombra, y necesita un riego frecuente, un suelo húmedo y un buen drenaje.

La rudbeckia es una planta que pertenece a la familia Asteraceae y tiene su origen en Norteamérica.

 

Características de las rudbeckias

La rudbeckia se trata de una planta que florece durante los meses de verano y hasta mediados de otoño. Posee unos tallos erguidos, firmes y largos que llegan a alcanzar de 50 a 90 cm de altura; y unas hojas con forma de lanza y ásperas que crecen casi rozando el suelo.

En cuanto a sus flores, estas son de gran tamaño y con pétalos de color naranja o amarillo, aunque también existe una rudbeckia de color púrpura. Gracias a estas tonalidades tan brillantes y llamativas atraen a numerosos insectos como las mariposas. La zona central de esta planta, conocida como receptáculo, es cónica, gruesa y de color marrón tirando a morado.

Como ya hemos mencionado, su floración tiene lugar entre los meses de verano y otoño, y se trata de una planta exterior de climas templados.

 

Cuidados que requiere la rudbeckia

Si queremos tener en el jardín rudbeckias, tendremos que colocarlas donde el sol incida o en zonas de semisombra. Aunque este tipo de planta crece mejor en climas templados, lo cierto es que también es capaz de soportar heladas suaves.

En cuanto a su riego, este debe ser frecuente. Sin embargo, aunque las rudbeckias tienen que crecer en suelos húmedos, a la hora de regarlas debemos evitar ahogarlas, pues no soportan los encharcamientos. Esta planta requiere de un suelo drenado y bien húmedo. También debemos saber que se multiplica por semillas durante los meses de invierno a primavera y que las semillas germinan a las 2 o 3 semanas a una temperatura constante de 16º C.

Si queremos alargar su floración, es aconsejable que cortemos sus hojas a medida que vayan marchitándose. Y, por último, es recomendable que durante el invierno protejamos sus raíces con algún tipo de acolchado.



Comentarios (1)

mariagarcia421 comento el 29/08/2014 a las 12:57

No tenía ni idea de que existía. Y si la he visto alguna vez, la he confundido con una margarita, como decís.
Pero ahora ya sé más cosas sobre ella, así que espero no volver a confundirlas.
Gracias por esta información.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios