Dale un toque diferente a tu jardín con la abelia

Publicado por Patricia Arroyo, 27 Ago 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Decora tu jardín con la abelia

Si quieres darle un toque diferente a tu jardín, ¿por qué no pruebas con la abelia? Es un arbusto muy distinguido por sus pequeñas flores que además son ideales para adornar cualquier tipo de terraza o jardín. ¿Quieres saber más?

LO QUE DEBES SABER...
  • Flores: tienen forma de campana y son de color blanco o rosado. Duran todo el verano e incluso hasta el otoño. Además, desprenden un aroma agradable.
  • Hojas: son perennes o semicaducifolias, pequeñas, brillantes y con una tonalidad verdosa.
  • Precaución: aunque esta planta debe estar a pleno sol, debemos evitar sofocarla de calor.

La abelia tiene su origen en China y se multiplica fácilmente mediante esquejes. Además, también se utiliza como seto para separar algunas zonas del propio jardín o para separar terrazas. Descubramos más sobre esta planta.

 

Características de la abelia

Se trata de un arbusto que llega a alcanzar los 3 metros de altura y que destaca por su gran follaje y sus pequeñas flores. Estas se mantienen en buen estado durante todo el verano y, en ocasiones, perduran hasta el otoño, por lo que será una planta idónea para jardines coloridos y alegres.

Las flores de la abelia tienen forma de campana y las podemos encontrar en color blanco o rosado. Además, poseen un aroma muy agradable, así que harán de nuestro jardín un lugar muy acogedor. Estas crecen agrupadas en los extremos de las ramas o nacen solitarias y, como los brotes se unen en ramilletes, el peso hace que las ramas cuelguen.

Cuando la abelia pierde todas sus flores sigue siendo una planta especial, pues este tipo de arbusto también queda muy bien como seto.

En cuanto a sus hojas, estas son perennes o semicaducifolias, pequeñas, brillantes y con una tonalidad verdosa.

 

Cuidados que necesita la abelia

La abelia necesita un riego medio, aunque durante el verano debe regarse más veces para que no se seque. Debemos situar esta planta a pleno sol, pero con precaución, pues no soporta muy bien las temperaturas extremas ni las corrientes de frío. Así que tendremos que procurar colocarla en un lugar donde incida el sol, pero no de forma sofocante.

En cuanto al suelo, este debe ser fértil, no calizo y muy bien drenado. Además, tendremos que podar las ramas una vez haya finalizado la floración. Estas pueden llegar a alcanzar entre 1,5 m y 1,8 m. Tendremos que quitar todos los tallos estropeados y aquellos que surjan desde el suelo.

De este modo, nuestra abelia estará siempre preciosa para alegrar el jardín o la terraza.



Comentarios (1)

irenita52 comento el 27/08/2014 a las 13:11

No había oído hablar de la abelia, pero la verdad es que me ha gustado mucho y creo que me voy a animar a incorporarla a mi jardín.
Gracias por esta información

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios