Flor Aristoloquia, la Dutchman's pipe

Publicado por Patricia Arroyo, 29 Abr 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

La planta Aristoloquia

La Aristoloquia es una planta que se caracteriza por la forma de su flor. Hoy vamos a aprender algo más sobre sus características físicas y los cuidados que requiere.

LO QUE DEBES SABER...
  • Flores: son ovaladas, moradas, sin corola y con un tubo perianto muy largo. 
  • Precaución: el género Aristolochia tiene un alto grado de toxicidad.
  • Cuidados: necesita estar a la semisombra y ser regada abundantemente durante la primavera y el verano.

La Aristoloquia es una planta perenne que crece en muchos climas diferentes. Además, al ser aromática atrae a numerosos insectos.


Características físicas de la Aristoloquia

Posee un tallo recto, sin estípulas y con hojas. Si hay algo que caracteriza a esta planta, es la forma de sus flores, pues parece que están infladas como si de un globo se tratase. En uno de sus dos extremos se desarrolla un tubo perianto bastante largo y el otro finaliza en un lóbulo lenguado de color morado. Por la apariencia de sus flores, la Aristoloquia da lugar al género Dutchman's pipe.

Esta clase de planta no posee corola y sus flores tienen un sistema de polinización especial, pues los pelos que cubren la parte interior de la flor actúan como si fuesen un "atrapa insectos", consiguiendo así la acumulación de polen.    

Según diversos estudios, se ha demostrado que el género Aristolochia y todas aquellas plantas que pertenecen a él presentan un alto grado de toxicidad.

 

Cuidados de la Aristoloquia

La Aristoloquia necesita estar en lugares con semisombra, pues no tolera que le incida el sol directamente ni las bajas temperaturas. Debe regarse abundantemente en épocas calurosas como la primavera y el verano, mientras que en otoño e invierno se debe reducir su riego.

Durante la primavera y el verano debemos abonarla cada dos semanas con un fertilizante líquido en agua. Para un correcto crecimiento es recomendable utilizar un abono que contenga macroelementos como nitrógeno, potasio y fósforo; y microelementos como cobre, boro, hierro y cinc.

Es necesario que la podemos cuando haya alcanzado una cierta longitud. La mejor época para hacerlo es a finales del invierno y, para ello, cortaremos un tercio del largo de las ramas. Para estimular el desarrollo de las ramas laterales es recomendable despuntar dos veces al año los ápices vegetativos.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

sandrimartinez2 comento el 29/04/2014 a las 12:45

La flor aristolochia me parece súper bonita y original, si no fuese por lo de la toxicidad a lo mejor me hacía con una!!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios