La bella rosa del desierto

Publicado por Covadonga Carrasco, 01 Abr 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Rosa del desierto

La rosa del desierto es una planta muy llamativa y hermosa. Se trata de un arbusto perenne que crece de forma lenta. Si en vez de cultivarla en el suelo, lo hacemos en una maceta, tardará más años en alcanzar solamente 60 cm.

LO QUE DEBES SABER...
  • Color: es una planta con flores llamativas y coloridas que resultan muy decorativas.
  • Bonsái: su pequeño tamaño ha hecho que en ocasiones se pueda cultivar como bonsái.
  • Frío: debemos proteger la planta en invierno, pues no soporta las bajas temperaturas.

Precisamente, es este crecimiento lento el que hace que la bella rosa del desierto sea una planta cara si buscamos cierto volumen.

 

Una planta utilizada como bonsái

En ocasiones, la rosa del desierto es una planta que se ha llegado a utilizar como un bonsái, aunque por norma general se planta en macetas o jardines.

Las hojas de esta planta están colocadas en espiral y son muy llamativas. Las flores también son especialmente bonitas, sobre todo las rojas y las rosas, aunque también podemos encontrarlas en blanco y ribeteadas en otros tonos. Cada una de las flores tiene cinco pétalos y una garganta de color crema o en un tono más blanco.

Lo ideal es cultivar la rosa del desierto en exterior a pleno sol para que pueda florecer. Tendremos que abonarla una vez al mes durante el verano con un fertilizante líquido especial.

No debemos regarla demasiado para que el compost se pueda secar, pues no debe estar demasiado tiempo húmedo o podríamos ocasionar que la planta se llegase a pudrir.

 

A la rosa del desierto le gusta mucho el calor

Debemos tener en cuenta que la rosa del desierto no será capaz de tolerar temperaturas inferiores a 10 ºC y que conviene que la plantemos en maceta, aunque crezca más lentamente. De esta manera, podremos moverla con facilidad y será más cómodo colocarla en un sitio que esté más resguardado del frío. Las bajas temperaturas pueden hacer que pierda las hojas, pero estas volverán a brotar en la siguiente estación sin problema.

La mejor manera de cultivar la rosa del desierto es hacerlo por medio de retoños. Los lavaremos después de cortarlos de la planta madre, dejando que se sequen durante varios días. Los plantaremos en un sustrato arenoso y un poco húmedo, colocándolos en un lugar cálido. Debemos tener mucho cuidado al hacer esto, porque la planta exuda una savia que resulta tremendamente tóxica cuando se poda y nos podría causar irritaciones en la piel, por lo que será necesario utilizar guantes y lavar después todos los instrumentos que utilicemos.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

martincp118 comento el 01/04/2014 a las 12:43

Qué mona es, tan pequeñita. Desde luego la rosa del desierto no es para tenerla si no es dentro de casa, y ni eso!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios