Nandina o bambú sagrado

Publicado por Vanesa Sánchez, 19 Dic 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Arbusto nandina

El bambú sagrado es uno de los arbustos más típicos de Navidad debido al colorido tanto de sus hojas como de sus frutos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Bambú sagrado: es un arbusto decorativo muy utilizado en las épocas navideñas debido a su colorido.
  • Características del bambú sagrado: arbusto perennifolio que mide hasta 2 metros. Cuenta con hojas cambiantes de color y flores pequeñas y blancas. Bayas tóxicas de color rojo.
  • Cuidados: zonas soleadas pero sin excesivo calor. Resiste a las heladas y necesita suelos bien drenados y húmedos.

A este arbusto también se le conoce comúnmente como nandina porque su nombre científico es nandina domestica. La nandina pertenece a la familia Berberidaceae y su origen lo encontramos en Japón y China

 

El bambú sagrado

Se trata de un arbusto perennifolio al que se le ha dado este nombre por ser muy parecido al bambú, pero no tiene nada que ver con él.

El bambú sagrado puede alcanzar aproximadamente los 2 metros de altura y cuenta con unas hojas que cambian de color varias veces a lo largo del año. Primero son de color verde oscuro en la época del verano y cuando llega el otoño se tornan anaranjadas primero y, por último, rojas. Además de esto, sus hermosas flores blancas en forma de estrella contrastan con sus frutos en color rojo y con forma de pequeñas bolas. Son unas bayas tóxicas que están presentes en el bambú sagrado desde el invierno hasta casi la primavera.

 

Cuidados del bambú sagrado

En cuanto a los cuidados que necesita la nandina no son excesivos, ya que es una planta bastante resistente. Es conveniente ubicarla en el exterior, pero si es en un espacio muy cálido, hay que procurarle ciertos momentos de sombra. Además de esto, el bambú sagrado necesita suelos bien drenados y húmedos para que no se estropee. Para ello, hay que regarlo cada 3 o 4 días en el verano, que espaciaremos unos 10 días en invierno.

Este arbusto también es resistente a las bajas temperaturas, incluso a las heladas. Se trata de una planta a la que no le suelen afectar las plagas. Este arbusto es idóneo para utilizar como ornamento tanto en jardín como en maceta.

Por último, es recomendable practicarle una poda cada 2 o 3 años con el fin de mejorar la floración para los siguientes años.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios