Cola de gato, una planta muy original

Publicado por Cristina Yañez, 13 Dic 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Planta cola de gato

La cola de gato es una planta que podemos colocar tanto en el jardín como dentro del hogar. Es idónea para decorar gracias a su colorido, su forma y la longitud de sus hojas que cuelgan de la cesta, donde se suele colocar este tipo de planta.

LO QUE DEBES SABER...
  • Característica principal: la cola de gato posee largas flores rojas que cuando crecen cuelgan de la planta.
  • Cuidados: necesita ser regada diariamente para mantener la tierra húmeda.
  • Consejo: colocarla en espacios luminosos pero sin que incidan directamente los rayos del sol.

 

La cola de gato cuenta con más de 300 especies, cuyo origen se encuentra en las regiones tropicales del planeta y pertenece a la familia Euphorbiaceae. Una de sus especies, la Acalypha, tiene propiedades curativas contra la gota.

 

Características de la planta cola de gato

Esta planta posee hojas verdes ovaladas y acabadas en punta, y unas largas inflorescencias de color rojo que cuelgan de la planta hasta 50 cm. Algunas especies también tienen esas inflorescencias en color blanco, así como otras variedades en color amarillo, rosa, etc.

Su floración tiene lugar desde el mes de julio hasta septiembre. Se trata de una planta que necesita mucha humedad y temperatura, por eso el proceso de cultivo es una tarea muy difícil y apenas dura más de una temporada en el hogar. Además, necesita situarse en espacios muy luminosos pero sin que le incida directamente la luz solar.

Las enfermedades usuales en este tipo de planta son provocadas por la araña roja, pulgones, cochinillas, mosca blanca y por los trips, una especie de plaga de parásitos.

Cuidados de una planta de cola de gato

Para un cuidado adecuado debemos abonar esta planta quincenalmente y siempre durante su periodo de floración. Debemos podar los brotes laterales hasta que la planta pueda seguir creciendo, después de unos cuantos años podaremos las puntas de los tallos para que salgan brotes laterales.

En cuanto a su riego deberemos hacerlo cada día, ya que la tierra necesita mantenerse húmeda pero sin llegar a encharcarse. Durante las épocas más frías la regaremos con menos frecuencia y durante el verano pulverizaremos sus hojas. La temperatura ideal para su mantenimiento es de unos 20ºC o 25ºC y una mínima de 16ºC.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos