Amaranto globoso, una planta con flores brillantes

Publicado por Covadonga Carrasco, 27 Nov 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Amaranto globoso

El amaranto globoso es una planta que se suele utilizar para rodear plantas más altas sirviendo de “marco”, como si fuera un cuadro. Sus flores resultan tremendamente llamativas y por eso hoy queremos conocer un poco más sobre ella.

LO QUE DEBES SABER...
  • Riego: es una planta que corre el riesgo de putrefacción de sus raíces si se la riega demasiado o se encuentra en zonas húmedas.
  • Cuidados: el amaranto globoso necesita un riego moderado y estar situado en lugares soleados.
  • Trasplante: es sencillo y debe hacerse siempre con la llegada de la primavera evitando el peligro de las heladas y las bajas temperaturas.

 

El amaranto globoso pertenece al género Gomphrena que agrupa alrededor de 100 especies diferentes que pueden ser anuales, bianuales y vivaces, y que proceden de América del Sur, Asia y Australia. En jardinería solo se cultiva el amaranto globoso que es de origen anual.

 

Una planta que necesita calor

Cuenta con unos 30 o 40 centímetros de altura, con tallos articulados y pubescentes y hojas lanceoladas. Sus flores resultan diminutas, se agrupan en cabezuelas terminales ovoides y suelen aparecer en épocas de altas temperaturas como el verano.

El perianto de estas flores se encuentra semioculto por brácteas pajizas de tonos púrpura, blancos, rosas o amarillos.

En cuanto a su cultivo, el amaranto globoso suele plantarse en zonas soleadas y templadas con temperaturas que varían entre los 15 ºC y los 25 ºC. No suele aguantar la humedad, por eso no es recomendable cultivarlo en zonas próximas al mar y su riego ha de ser moderado durante todo el año, ya que de lo contrario solo conseguiremos que se pudran sus raíces.

Una planta que requiere pocos cuidados

Por lo demás, es una planta que no requiere demasiados cuidados, lo que hace que su cultivo resulte sencillo incluso si descuidamos alguna vez su riego.

Por otra parte, en lo que se refiere a los terrenos en los que debemos plantar el amaranto globoso, estos deben ser de consistencia media y con un buen drenaje. Si realizamos el trasplante desde el semillero a una maceta pequeña, debemos hacerlo cuando la planta ya tenga dos o tres hojas y con un sustrato compuesto por tres partes de brezo, dos de turba y una de arena.

Cuando vayamos a plantarla de forma definitiva tendremos que hacerlo en el momento en el que hayan cesado las bajas temperaturas y los riesgos de heladas, situando una separación entre cada planta de unos 35 y 40 centímetros.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios