Cólquico o narciso de otoño

Publicado por Vanesa Sánchez, 18 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Flor del narciso de otoño

Si vemos al narciso de otoño en el campo bien podríamos pensar que estamos ante la planta del azafrán. No nos equivocaríamos demasiado, pues uno de los nombres comunes del cólquico es azafrán silvestre.

LO QUE DEBES SABER...
  • Narciso de otoño: es una planta perenne con flores tubulares largas de color violeta.
  • Cuidados: puede cultivarse en cualquier tipo de suelo, necesita luz y agua, pero sin excesos.
  • Mucho ojo con...: su toxicidad, pues puede llegar a paralizar el sistema nervioso central produciendo incluso la muerte.

 

El nombre científico del cólquico es Colchicum autumnale y sus numerosos nombres vulgares son cólquico, azafrán bastardo, azafrán silvestre, cebolla venenosa, cólchico, dedo de Mercurio, despachapastores, flor de otoño, lirio verde, narciso de otoño, vellorita, etc. Como veis, nombres muy diversos y variados. Esta planta pertenece a la familia Liliaceae y su origen se encuentra en el Cáucaso y Oriente.

 

La planta del azafrán silvestre

Esta pequeña herbácea es una planta perenne de cuyo bulbo nacen tallos de aproximadamente 20 o 30 cm y flores tubulares largas de color violeta. Estas tienen seis divisiones y cálices de gran tamaño que tienen pequeñas manchas amarillas en su interior.

Su floración ocurre en otoño, aunque alguna flor puede empezar a asomar ya a finales del verano.

No es una planta exigente en absoluto en cuanto al suelo ni tampoco en cuanto al riego, pues solo necesita mantener la tierra húmeda aunque sin excesos.

En cuanto a la luz, la planta del azafrán bastardo aguanta bien si se la ubica a pleno sol y también en lugares que estén a semisombra.

La multiplicación debe hacerse en otoño dividiendo los bulbos una vez terminada la floración. La plantación se hará en verano para así tener flores el siguiente otoño.

Otras características del cólquico

La principal característica de esta planta es su toxicidad. Tiene un efecto dilatador de los capilares sanguíneos, por lo que si se utiliza en dosis altas puede llegar a paralizar el sistema nervioso central, llegando incluso a provocar la muerte.

Aunque se utiliza en la elaboración de fármacos para tratamientos de la gota y el reúma, y como astringente en trastornos intestinales, el cólquico no debe usarse en preparados caseros, ya que es importante ser buen conocedor de las dosis que pueden resultar letales o producir graves lesiones.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios