Cómo cuidar un peral

Publicado por Covadonga Carrasco, 04 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Los cuidados de un peral

Si hay un árbol frutal común, no solo en el campo sino también en jardines y casas de campo, ese es el peral. Para disfrutar de sus frutos hoy te enseñamos cómo cuidar un peral.

LO QUE DEBES SABER...
  • Floración: en época de floración las flores del peral son numerosas, pero no todas acabarán dando frutos.
  • Drenaje: es muy importante para evitar que las raíces se sequen o se ahoguen.
  • Clima: es un árbol que crece sin problemas en climas templados y con buena humedad.

 

Los perales son, probablemente, unos de los árboles más sencillos de plantar en un jardín, con la gran ventaja además de que dan frutos de manera rápida. Antes de plantar un peral, debemos tener en cuenta varias cosas, principalmente el momento exacto en el que debemos plantarlo y el hoyo en el que lo haremos. Esto es tremendamente importante, porque así conseguiremos mejores resultados cuando vaya creciendo.

 

Un árbol muy fácil de plantar

Lo primero que tendremos que hacer, será cavar un hoyo del doble de tamaño que el contenedor en el que colocaremos el árbol.

Enriqueceremos el suelo con compost orgánico, de este modo el drenaje será mejor, porque evitará que las raíces queden demasiado secas o demasiado húmedas.

A la hora de colocar el árbol, será mejor hacerlo entre dos personas, para sostener el tronco correctamente y así poder plantar bien el peral.

La temperatura ideal para que este frutal crezca es de aproximadamente unos 10 ºC, aunque aguanta temperaturas más altas.

Una gran cantidad de flores

El peral es un árbol que ofrece muchísimas flores, sin embargo no todas ellas llegan a dar frutos, por lo que si vemos un gran número de flores en la época de floración no debemos emocionarnos demasiado, porque no nos esperarán cestas y cestas de peras al término.

Este es un árbol de hoja caduca y puede alcanzar hasta los 20 metros de altura. Su tronco es de color grisáceo y con grietas, tiene hojas de color verde y pecíolos amarillos.

Es un árbol que se encuentra muy cómodo en zonas de clima templado y con buena humedad, por lo que tendremos que protegerlo cuando llegue el invierno y comiencen las heladas.

Necesitaremos productos específicos para prevenir la aparición de ácaros, pulgones o plagas como la monilia y la roya, muy comunes en este tipo de árbol.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios