Celinda de espigas en tu jardín

Publicado por Vanesa Sánchez, 04 Sep 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Celinda de espigas

Esta bella planta tiene un alto valor ornamental, es fácil de cultivar y además muy agradecida en su mantenimiento. Conozcamos un poco más sobre la celinda de espigas o deucia.

LO QUE DEBES SABER...
  • La celinda de espigas: es una hermosa planta con flores blancas o rosadas que lucen muy bien en los jardines.
  • Características: puede llegar hasta los tres metros de altura. Es una planta con hojas ovales y opuestas, con bordes dentados.
  • Cuidados: suelos arenosos con pH neutro, ácido o alcalino. Necesita un riego frecuente pero sin encharcar, y mejor una zona a pleno sol.

 

Su nombre científico es deutzia scabra y el común deucia o celinda de espigas. El naturalista J. Deutz fue el que le dio el nombre.

 

Características de la celinda de espigas

La celinda de espigas pertenece a la familia de las saxifragáceas y es originaria de China y Japón. Es una planta caduca, de hojas opuestas, ovales y dentadas en los bordes, con un tacto rugoso. La celinda puede alcanzar hasta tres metros de altura y dos de anchura. 

Las flores de la deucia, que tan hermosas composiciones pueden crear, son simples o dobles además de hermafroditas. Sus colores son el blanco con zonas rosadas o completamente rosas, siendo su porte arqueado o erecto según la especie. Se disponen en racimos o espigas, de ahí su nombre, y llegan a cubrir toda la planta.

La celinda de espigas se multiplica separando los hijos que nacen en su base o por esquejes

Cuidados que necesita la deucia

Aunque no es muy exigente en cuanto al suelo, le va mejor uno con pH ácido, neutro o alcalino, de textura arenosa o cualquier otra que le permita un buen drenaje y le evite por completo los encharcamientos. El riego debe ser frecuente pero controlado y lo que no soporta es la sequía. Se puede ubicar en zonas a pleno sol, que nos garantizarán una copiosa floración, aunque la celinda tolera también la semisombra, siempre que esté protegida de vientos fuertes. Resiste bien el frío, pero si las heladas son frecuentes puede llegar a estropearse.

Para su uso ornamental, las variedades más pequeñas se pueden cultivar en macetas, en terrazas y también en rocallas. Por su particular forma, esta planta además es muy utilizada para la confección de ramos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios