Podar rosales correctamente

Publicado por Vanesa Sánchez, 24 Jul 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo podar rosales

La poda de los rosales es esencial para tener todos los años hermosas rosas que adornen nuestra terraza o jardín.

LO QUE DEBES SABER...
  • Podar rosales: hay que hacerlo a finales del invierno y siguiendo unas recomendaciones dependiendo del tipo de rosal.
  • Cómo hacer una poda correctamente: quitar primero las hojas secas, ramas muertas y chupones. Los cortes en las ramas se harán en bisel junto a la yema.
  • Rosales diferentes, podas diferentes: podemos encontrarnos con rosales de pie bajo, trepadores y rosales viejos.

 

Es importante saber que el objetivo de la poda es obtener un buen crecimiento de la planta, dándole vigor y equilibrando partes viejas y nuevas. El resultado de esta labor será una floración sana y abundante todos los años.

 

Antes de podar rosales

El momento de podar el rosal es el final del invierno, hacia el mes de marzo, que es el que se señala como el adecuado. Con una poda hecha antes de tiempo, estamos expuestos a que aún haya alguna helada, aunque es cierto que en zonas de clima suave podemos adelantarla un poco.

Para hacer una poda correcta eliminaremos las flores secas, las ramas muertas y los chupones, ya que consumen agua y nutrientes que restan vigor a la planta. La forma de cortar es en bisel, junto a la yema y con cierta inclinación.

Tipos de rosales y su poda

Rosales de pie bajo: a estos rosales les dejaremos entre 3 y 5 ramas que formen la estructura, eliminando las ramas centrales. En cuanto al grosor, a las más gruesas se les dejarán 6 yemas y a las finas 3, teniendo cuidado de que sean las de fuera para ir dándole forma a la planta. Los brotes laterales los cortaremos dejando unos 40 cm.

Rosales trepadores y de enredadera: su poda inicial debe ser de formación y consistirá en guiarlos por la estructura que deseemos cubrir. Dejaremos unas 6 o 7 ramas principales, cortando las laterales y dejando dos yemas. Esta poda habrá que hacerla durante los 2 o 3 primeros años. Posteriormente, solo se realizará una poda de mantenimiento que equilibre ramas viejas y nuevas y elimine chupones y flores secas.

Rosales viejos: solo hay que quitar las ramas que enmarañen el conjunto y las muertas, pero no es necesario hacer una poda anual. Es aconsejable abonar el rosal tras la poda, mejor si es un producto específico para rosales, para darle fuerza y aportarle nutrición.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios