Glicina, la flor de la pluma

Publicado por Cristina Yáñez, 17 Jul 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Características de la glicina o flor de la pluma

Hoy vamos a hablaros de una planta que es perfecta para la decoración de todo tipo de jardines o patios gracias a la peculiar forma que poseen sus flores y a los colores que estas presentan, y que sin duda alguna llamarán mucho nuestra atención. Se trata de la glicina, cuyas características así como sus cuidados y necesidades vamos a ver a continuación para que no se nos escape nada acerca de esta especie.

LO QUE DEBES SABER...
  • Flores: tanto su color malva como su forma en racimos que cuelgan de las ramas, hacen de esta planta una especie espectacular.
  • Venenosa: todo lo que tiene de bella esta planta lo tiene de venenosa, así que debemos tener especial cuidado.
  • Decoración: es perfecta para decorar las pérgolas del patio o incluso para tapar paredes y muros.

 

El nombre científico que se le da a la glicina o flor de la pluma es wisteria sinensis, por lo que también podemos encontrar que la mencionan de esta manera.

 

Características de la glicina 

La glicina o flor de la pluma es una especie con la que podremos dar a nuestro jardín un toque de belleza singular, además de usarla a modo de toldo para cubrirnos del sol o para tapar pérgolas o vallas e incluso paredes. Se trata por supuesto de una planta enredadera que adquiere mucha fuerza, por lo que tendremos que tener cuidado con la estructura en la que se enganche y reforzarla para evitar que pueda llegar a romperla.

En cuanto a sus características, hay que destacar que puede llegar a alcanzar hasta los 15 metros de altura y vivir más de 100 años, las hojas tienen forma ovalada y el tronco es leñoso y bastante fuerte. Pero lo que realmente llama la atención son sus flores, que caen hacia abajo en forma de racimo pudiendo llegar a medir unos 20 centímetros de longitud, y el color malva que presentan. 

Cuidados y precauciones 

Algunas variedades de la glicina son de color blanco, así que resulta hermoso imaginar un patio lleno de flores malvas y blancas envolviéndolo todo y creando una atmósfera mágica. También es una planta muy utilizada para crear bonsáis.

En cuanto a los cuidados de la glicina, se adapta bien a todo tipo de ambientes, aunque lo ideal es que se encuentre en un lugar con temperaturas cálidas y donde reciba bien los rayos de sol.

Por último, hay que mencionar que las semillas y las vainas de la glicina son altamente venenosas, por lo que tendremos que tener muchísimo cuidado sobre todo con los niños y las mascotas para que no las ingieran.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios