Nemesia, una planta ideal para los arriates

Publicado por Vanesa Sánchez, 14 May 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Planta nemesia

La nemesia es una planta de origen sudafricano que es ideal para los arriates. Te contamos por qué esto es así y los cuidados que necesita esta hermosa planta. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Nemesia: es una planta herbácea anual perteneciente a la familia de las escrofulariáceas. Se puede utilizar para macetas y arriates.
  • Características: flores en ramillete con colores brillantes. Las hojas son lanceoladas y aserradas.
  • Cuidados: riego abundante sin encharcar, sitios luminosos y soleados. Abonar cada 15 días en floración y podar después para recuperarla.

 

La nemesia es una alegre planta herbácea anual que pertenece a la familia de las escrofulariáceas. Su floración se da desde enero hasta junio, así que aprovecha esta época para tener nemesias en tu jardín.

 

Características de la nemesia

El género nemesia cuenta con unas 50 especies. Una de las más comunes es la nemesia strumosa. En general es una planta que puede medir unos 30 cm de altura y cuenta con flores de unos 3 cm con diferentes colores como el rojo, naranja, blanco, malva, rosa, etc. Sus flores están presentes en incandescencia y ramilletes, con la zona de la garganta en amarillo que le da un contraste maravilloso. La nemesia cuenta con hojas lanceoladas y aserradas en color verde oscuro pero vivo, que miden unos 5-7 cm de largo.

Como presenta flores en tonalidades muy brillantes y de una altura relativamente pequeña, por eso es ideal para macetas y arriates. Pero también se puede usar para jardineras.

Cuidados

Esta planta es ideal para exterior y necesita lugares luminosos, así que es mejor que le proporciones el sol necesario sin que le dé directamente. Pero si la quieres tener en el interior, no habrá problema, siempre que esté colocada en lugares con luz, como una ventana por ejemplo o un balcón.

Ofrécele un sustrato rico en materia orgánica. El riego para la nemesia debe ser generoso, manteniendo siempre la tierra húmeda sin encharcamientos. Ten cuidado porque la planta no es resistente a las sequías, así que lo mejor es que la riegues cada 2 o 3 días, siempre sin llegar a mojar las flores, porque si lo haces podrían aparecer hongos. Tampoco suele resistir mucho a las heladas.

Si quieres proporcionarle abono, que sea con extracto de algas y cada dos semanas aproximadamente. Cuando la floración haya decaído un poco, basta con que la podes un poco y verás cómo vuelve a florecer.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios