Ideas para proteger las plantas de la escarcha

Publicado por Cristina Yáñez, 02 Abr 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Proteger las plantas de la escarcha

El invierno es la época del año en la que más se resienten nuestras plantas. La lluvia y el viento son algunos de sus peores enemigos, pero la situación suele agravarse con la llegada de las bajas temperaturas que aún en primavera tenemos por las noches.

LO QUE DEBES SABER...
  • Macetas: es mejor introducirlas en el interior de alguna superficie cubierta y aislada.
  • Jardín: cubrir las plantas y la superficie que sea posible con distintos materiales aislantes.
  • Derretir el hielo: esperar a que suban las temperaturas o recurrir a regar la superficie con mucha delicadeza.

 

La mayoría de las veces nos preocupamos de proteger nuestras plantas contra la nieve y la lluvia y no prestamos atención a la escarcha, que puede provocar mayores estragos en nuestro jardín.

 

Prevenir su aparición

La escarcha se produce cuando el vapor de agua se congela directamente, sin haberse transformado antes en agua líquida. Hace su aparición sobre todo por la noche, cuando las temperaturas bajan y el sol no incide sobre la superficie, haciendo que se formen pequeñas partículas de hielo.

Todavía no se ha inventado la fórmula mágica para evitar que los fenómenos atmosféricos incidan sobre nuestras plantas, así que tenemos que recurrir a métodos de fabricación casera. La mejor opción para prevenir la escarcha es guardar las plantas dentro de casa o en una superficie cubierta y correctamente aislada, y así nos aseguraremos de que se encuentran a buen recaudo. Puede ser suficiente con colocarlas debajo de un árbol o arbusto, si este cuenta con unas ramas lo suficientemente frondosas para tapar las plantas completamente.

Siempre que estas opciones no sean posibles, deberemos protegerlas con algún material que las aísle lo máximo posible. Podemos utilizar papel de periódico, lechos de hojas secas o paja. Las especies más delicadas requieren una dedicación especial, pudiendo realizar pequeñas campanas o cápsulas específicas para ellas, con los mismos materiales que hemos mencionado. Para superficies más extensas, como el césped, recurriremos a telas o alfombras viejas.

Eliminar la escarcha

Si no hemos conseguido evitar este problema y finalmente la escarcha se ha apoderado de las plantas, deberemos colocarlas en lugares soleados y esperar a que suban las temperaturas o los rayos de sol la derritan.

Es muy importante que si nuestro césped amanece con una capa de hielo no lo pisemos hasta que no esté completamente derretido, ya que sin quererlo estaremos rompiendo pequeños tallos, que a largo plazo provocarán la aparición de las antiestéticas calvas.

Como última opción podemos recurrir a utilizar un sistema de riego que acelerará su desaparición. Este proceso debe realizarse con bastante delicadeza, utilizando un chorro de agua fino y sutil. Esta opción solo es adecuada cuando se tenga la seguridad de que las temperaturas no descenderán de los 0ºC durante el día, o por el contrario el agua que hemos utilizado para regar se congelará y agravaremos el problema.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios