Begonia, una planta con flores todo el año

Publicado por Virginia González, 15 Ene 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Begonia

Las flores son las grandes sufridoras en esta época invernal, tanto es así que la mayoría al final del otoño desaparecen para volver a renacer en la primavera. ¿Todas? No, la begonia resiste.

LO QUE DEBES SABER...
  • Begonia: planta herbácea y perenne que resiste todo el año con los cuidados necesarios.
  • Flores: son de colores variados, como rosa, blanco, naranja, amarillo y rojo. Sus hojas son redondeadas.
  • Cuidados: riego moderado sin encharcar, lugar sin sol directo y mejor semisombra, limpieza de pétalos y hojas marchitas en primavera.

 

Si sois unos grandes amantes de las flores y las echáis demasiado de menos en esta época del año, la begonia es una buena solución para vosotros. 

 

Características de la planta

La begonia, nombre común de begonia semperflorens, es una planta herbácea perenne, puede llegar a los 20 o 40 cm de alto y de ancho todo lo que le permitan sus ramificaciones, suelen tener mucha fuerza gracias a su tallo que es bastante ancho.

Tiene hojas redondeadas y pétalos que van desde el color rosa al blanco, naranja, amarillo y rojo. 

Su resistencia permite que tenga flores todo el año, adaptándose de forma perfecta tanto a climas cálidos como fríos o húmedos (aunque es mejor protegerlas de las heladas, por lo que conviene por ejemplo en esta época del año transplantarlas en interior mediante una maceta o guarecerlas de alguna forma que permita que la planta en sí no sufra). 

Hay que tener cuidado para que no le ataquen los caracoles, los pulgones, la mosca blanca, los ácaros o los nemátodos. Entre las enfermedades que más le pueden afectar están el oidio, la agorbacterium tumefaciens o el xanthormonas.

Cuidados básicos

La begonia tiene una ventaja y es que puede aguantar todo el año casi de forma perfecta, pero requiere una serie de cuidados totalmente necesarios si queremos que se mantenga fuerte. 

Uno de los principales cuidados es el riego, que se debe hacer de forma frecuente y moderada, sin llegar a encharcar la arena, ya que esto podría debilitar la raíz y pudrir el tallo de la planta.

Cuando la busquéis un espacio, recordad no hacerlo con el sol directo y especialmente en lugares donde la temperatura es más bien alta, conviene que esté en semisombra.

Como todas las plantas en primavera y en especial cuando la planta comience a florecer, es necesario retirar todas las hojas, pétalos y tallos marchitos. 

También recordad que hay que abonarla y aportarle un fertilizante para que crezca sana y con fuerza. En caso de que veáis que alguna plaga le está atacando convendrá poner remedio rápidamente, para ello aplicadle un buen insecticida.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios