Violeta africana, luz y color para tu habitación

Publicado por Cristina Yáñez, 03 Ene 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Violeta africana

Si pensabas que no podías tener plantas de interior con flores todo el año, es que no has oído hablar de la violeta africana.

LO QUE DEBES SABER...
  • Violeta africana: es una planta exótica y tropical que puede tener varias floraciones al año.
  • Requisitos: una temperatura y humedad elevadas, suelo de turba y tierra con buen drenaje y un riego más abundante en verano que en invierno.
  • Flores: suelen ser aterciopeladas y de color violáceo, aunque también las hay blancas, rosas y azules. Entre cada ciclo de floración debe descansar al menos 6 semanas.

 

La violeta africana es una planta de interior de origen exótico, que hará de tu hogar un lugar mucho más atractivo gracias a sus hermosas flores aterciopeladas.

 

Bellos colores todo el año

Pertenece a la familia de las gesneriáceas y procede de las zonas tropicales de África. Suelen ser plantas de interior, aunque también pueden verse en jardines, terrazas y patios.

La violeta africana se ha ido convirtiendo poco a poco en una planta muy aceptada en los hogares, pues gracias a sus flores violáceas y aterciopeladas hacen elegante cualquier rincón de la casa.

Esta planta, que no supera los 15 cm, suele florecer en verano, pero lo más atractivo de ella es que puede tener varias floraciones al año y en cualquier temporada. Eso sí, necesita unas 6 semanas de descanso entre cada ciclo.

Las flores son pequeñas y aparecen en ramilletes de 4 o 5, con colores tan atractivos como el violeta sobre todo, blanco, azul y rosa.

Cuidados de la violeta africana

Como es una planta exótica y tropical necesita una serie de cuidados específicos para estar perfecta durante todo el año en casa. 

Lo ideal es que tenga 12 horas de luz diarias, aunque sea luz artificial, pero nunca luz directa del sol. Si la plantamos en el jardín hay que hacerlo a la sombra, para que el sol no la queme.

El mejor suelo es el de turba y tierra, con una temperatura más bien cálida y una humedad alta. En casa hay que controlar mucho estos cuidados. Si queremos conseguir la humedad perfecta cerca de la planta podemos dejar recipientes con agua a su lado.

El riego debe ser más abundante en verano y moderado en invierno y siempre con agua más bien templada. Además, en verano y primavera es importante fertilizar la violeta africana cada 15 días y es la mejor época para trasplantarla si hiciera falta. Un buen drenaje no puede faltar, con un plato debajo de la maceta bastará para poder retirar el agua que sobra.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios