Cómo cambiar los aspersores del jardín

Publicado por canalHOGAR, 08 Ago 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo cambiar los aspersores del jardín

Los motivos por los que un aspersor puede dejar de funcionar pueden ser muy variados: su exposición a la nieve o a temperaturas heladas, suciedad, restos de césped o arena son algunos factores muy comunes. Si nuestro aspersor ya no funciona debidamente, no hay qué temer: aprender cómo cambiar los aspersores del jardín es una tarea muy fácil con estas instrucciones.

1. ¿Qué aspersor queremos comprar para sustituir el antiguo?

Tendremos que asegurarnos de hacernos con un aparato nuevo que sea compatible con el que queremos reemplazar. Para ello, podremos ver el fabricante, las medidas y el número del modelo en la parte superior del aspersor. Si tenemos la mala suerte de que la cabeza está dañada, podremos ir a revisar algún otro aspersor del juego que tenemos en el jardín.

2. Preparamos el terreno

Con una pala de jardín que sea puntiaguda como para introducirse en la tierra, tendremos que recortar un generoso círculo alrededor del aspersor. Si la tierra está muy dura, la humedeceremos para facilitarnos el trabajo.

Sacaremos el círculo de césped con cuidado y retiraremos la tierra sobrante con la palita, hasta que podamos rodear la cabeza del aspersor con ambas manos.

3. Sacamos el aspersor

Girando de manera contraria a las agujas del reloj, desenroscaremos la cabeza del aspersor, teniendo sumo cuidado de que ningún resto de tierra o suciedad se cuele en la conexión una vez hayamos acabado. En caso de que no lo consigamos, tendremos que limpiar la conexión dejando correr el agua hasta que esta salga limpia.

4. Colocamos el nuevo

Una vez la conexión está totalmente limpia, colocaremos el nuevo aspersor, ajustándolo en la salida enroscada. En el caso de que este trabajo se deba a que el anterior se dañó con el paso de un cortacésped, tendremos que cuidar que la cabeza, en modo de reposo, no sobresalga del nivel del césped.

Por último en este paso, comprobaremos que no haya fugas de agua para optimizar el consumo y el impacto en nuestro bolsillo.

Con estos pasos, ya sabemos cómo cambiar los aspersores del jardín de una manera sencilla y asequible. El jardín forma parte de nuestra vivienda, y, como tal, podemos mantenerlo en las mejores manos con los Seguros de Hogar MAPFRE: sus coberturas y protecciones velarán por el correcto mantenimiento y seguridad de nuestra zona de naturaleza.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios