Cómo usar el mulch en tu jardín

Publicado por CanalHOGAR, 17 Mar 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo usar el mulch en tu jardín

El mulch es un elemento relativamente nuevo en jardinería, pero, gracias a sus ventajas, ha entrado con fuerza y rapidez en el sector. Si aún no sabes cómo usar el mulch en tu jardín, te interesa seguir leyendo.

Diseño y utilidad se aúnan en el mulch como recurso clave para tener un jardín sostenible, pero sin renunciar a nada. Si sabes cómo usar el mulch en tu jardín, disfrutarás de todas sus ventajas y lograrás un espacio exterior actual y respetuoso con el medioambiente.

El acolchado o mulch es un tipo de recubrimiento del suelo de jardines y exteriores, en general. Aunque en un principio, el mulch más común y conocido era el que se componía de corteza de pinto, actualmente hay muchas variantes y principalmente se distingue entre mulch orgánico o inorgánico.

Las funciones  y principales utilidades del mulch te ayudarán a saber cómo puedes usarlo en tu jardín, de acuerdo, con tus necesidades y tipo de espacios.

1. Ayuda a mantener la humedad de la tierra en las plantaciones, lo que reduce notablemente el consumo de agua. Puedes usarlo sobre zonas plantadas en capas de 5 o 10 centímetros como pequeños parterres, independientemente del tipo de especie, es perfecto para todo tipo de plantas.

2. Colabora activamente en proteger la tierra tanto de las altas como de las bajas temperaturas, el mulch es un excelente equilibrador y estabilizador de temperaturas, lo que protege y evita que las plantas se estresen por los cambios bruscos de temperatura.

3. Si colocas mulch sobre la tierra cultivada o con plantas, evitarás que la tierra de plantación se erosione, ya que estará protegida por la capa de mulch. La pérdida de nutrientes que provoca la erosión será mucho menor, gracias al manto de mulch.

4. Las malas hierbas es otro problema que el mulch ayuda a combatir eficazmente: puedes colocar el mulch sobre una base de geotextil que evitará tanto que el mulch se hunda en la tierra, así como que las malas hierbas crezcan en tu jardín.

Desde el punto de vista práctico, por lo tanto, el uso de mullido sobre el suelo del jardín es una alternativa muy recomendable por la gran cantidad de ventajas que supone, pero además desde un punto de vista estético y ornamental, el mulch presenta una gran cantidad de formas de uso y aprovechamiento.

- Con mulch tu jardín lucirá mucho más ordenado con un estilo mucho más depurado, ordenado y limpio, lo que le aportará calidad al diseño.

- El mulch puede delimitarse, además, con perfiles de muy diferentes materiales como acero, galvanizados o madera para obtener muy diferentes resultados y ambientes.

- Hay una gran variedad de mulch, tanto en texturas como en colores y materiales, lo que lo hace ideal para diseñar jardines tanto minimalistas como japoneses, contemporáneos, rústicos o naturales. El mulch es un elemento constante en la jardinería ornamental actual.

Para que puedas valorar cuál es el mulch adecuado para tu jardín o para las diferentes zonas es básico que tengas claro que hay dos tipos de mulch con diferentes ventajas y características: el mulch orgánico y el mulch inorgánico.

Mulch orgánico

Su uso es bastante frecuente, es más barato que el inorgánico y más fácil de manipular e instalar. Está formado por subproductos obtenidos de las explotaciones forestales; por ejemplo, hay mulch orgánico de corteza de pino, virutas de madera o serrín. También puedes encontrar compuestos de reciclaje agrícola o incluso domésticos como pajas, cáscaras de nueces o conchas marinas.

El acolchado o mullido orgánico es muy permeable, perfecto para facilitar la aireación y mantener la humedad de la tierra. Como detalle importante, debes tener en cuenta que no es permanente, tendrás que renovarlo cada tres o cuatro años y puede criar plagas y hongos; además puede ser volátil y mucho más frágil a las adversidades meteorológicas como lluvias torrenciales, tormentas o fuertes vientos que pueden arrasar este tipo de mulch con facilidad, debido a su poco peso.

Mulch inorgánico

En este tipo de mullido se incluyen los principales áridos y piedras para jardín: grava, cantos rodados… y casi todos los de origen mineral, pero también los que están hechos de elementos de reciclaje y materias facturadas, como los mulch compuestos de vidrio esmerilado, ladrillos machacados o plástico.

El mulch inorgánico es, en general, más caro, sin embargo, tiene una durabilidad mucho mayor y aporta una gran estabilidad y dureza  de la que el orgánico carece.  Si necesitas o te apetece crear diseños en tu jardín con colores y contrastes necesitarás el mulch inorgánico como elemento principal: puedes encontrarlo en muchos colores, tamaños, texturas y acabados. Uno de los inconvenientes de este tipo de acolchado es que absorbe el calor y lo irradia, además de que suele ser más pesado y puedes necesitar de ayuda profesional para su instalación.

Ahora ya sabes cómo usar el mulch en tu jardín, tanto desde un punto de vista práctico como estético y creativo, el mulch aúna grandes ventajas y se hace imprescindible en un jardín sostenible. Con el Seguro de Hogar MAPFRE también disfrutas de esta doble función: cuida tu casa en lo práctico y útil, pero también en lo estético para que tu vivienda siempre luzca perfecta junto con tu jardín.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos