Pulverizador de mochila para el cuidado del jardín

Publicado por Covadonga Carrasco, 26 Feb 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Pulverizadores para el cuidado del jardín

Cuidar nuestro jardín es una tarea que requiere constancia, pero también las herramientas necesarias para que podamos realizar este trabajo de forma cómoda. Uno de estos elementos imprescindibles es el pulverizador de mochila.

LO QUE DEBES SABER...
  • Capacidad: un pulverizador de mochila cuenta con una capacidad aproximada de entre 12 y 20 litros.
  • Boquillas: las boquillas habrá que cambiarlas dependiendo del tipo de producto que vayamos a pulverizar, ya que unas tienen mayor alcance que otras.
  • Limpieza: una vez utilizado el pulverizador, tendremos que limpiarlo a fondo para no dejar restos del producto.

Los pulverizadores suelen utilizarse para aplicar en las plantas productos que las puedan proteger de insectos, plagas y enfermedades.

 

El pulverizador de mochila es perfecto para jardines y cultivos amplios

En el caso de los pulverizadores de mochila, hablamos de un depósito que tiene un aspecto similar al de una mochila y que nos colocaremos de la misma manera, ya que tiene dos asas, lo que permite que repartamos el peso en la espalda. Para pulverizar solo habrá que accionar una palanca con movimientos ascendentes y descendentes. El nivel de presión se mantiene durante el tiempo que vamos pulverizando si accionamos la palanca cada 5 o 10 pasos. Si no somos diestros, es necesario que a la hora de comprar el pulverizador este cuente con un gatillo reversible que pueda usarse con ambas manos.

Los pulverizadores de este tipo están recomendados para jardines amplios y cultivos, ya que tienen una capacidad de entre 12 y 20 litros.

Boquillas para diferentes tipos de productos

En función del tipo de pulverizado que vayamos a realizar, tendremos que colocar un tipo u otro de boquilla. Por ejemplo, la destinada a productos para acabar con insectos y hongos es una boquilla cónica regulable, ya que focaliza mucho más la zona.

Por otro lado, si lo que queremos es usar un producto herbicida, la boquilla tendrá que ser una especial antihierbas, que cuenta con una mayor difusión.

Una vez hayamos terminado con el pulverizador, tendremos que despresurizarlo y limpiarlo bien con agua, haciendo especial hincapié en las boquillas para evitar que se atasquen. Una vez limpios los pulverizadores, tendremos que guardarlos en un lugar con una temperatura entre los 5 ºC y los 30 ºC para que se mantengan siempre en perfecto estado.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios