Diferentes texturas del terreno para plantar

Publicado por Covadonga Carrasco, 30 May 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Qué tipos de texturas tiene la tierra?

No todos los terrenos son del mismo tipo y por tanto no todos necesitan el mismo tipo de abono. Si somos principiantes en jardinería, es bastante probable que no nos demos cuenta de esta diferencia hasta que veamos que lo que habíamos plantado no ha llegado a crecer.

LO QUE DEBES SABER...
  • Elementos del terreno: los componentes que forman la tierra son tres: la arena, el limo y la arcilla.
  • Textura: dependiendo de la cantidad que tenga la tierra de cada uno de los elementos, tendrá una textura u otra.
  • Plantar: no todas las tierras sirven para plantar ni cuentan con los mismos nutrientes.

Para evitar este problema vamos a conocer las diferentes texturas del terreno para plantar. La tierra tiene una composición base de tres elementos: la arcilla, el limo y la arena, que son de distinto tamaño.

 

Componentes del terreno

El primero, la arcilla, es el que está formado por partículas más pequeñas. El segundo, el limo, es de tamaño intermedio, un poco más grueso que el componente anterior pero mucho más pequeño que el tercero, la arena. Este último es el que aporta porosidad a la tierra.

Dependiendo de la cantidad que tenga el suelo de cada uno de estos tres elementos, tendremos una textura distinta.

 

Texturas arenosa y arcillosa

La textura arenosa es la que cuenta con mayor porcentaje de arena. Es seca, pobre y el agua se irá rápido. Es la ideal para el césped.

En el caso de la textura arcillosa, como su propio nombre indica, es una tierra que cuenta con mayor cantidad de partículas de arcilla. Si apretamos un poco este tipo de tierra, se formarán grumos, lo que nos hará ver que es arcillosa. Este tipo de terreno es el que mejor retiene la humedad, muy rico en nutrientes pero muy complicado de trabajar.

 

Textura franca

Esta es la tierra con la que solemos plantar prácticamente cualquier cosa. Cuenta con el mismo porcentaje de los tres elementos. Es la más sencilla de cultivar, rica en nutrientes y además retiene bien la humedad.

Si no contamos con la posibilidad de plantar en este tipo de terreno, lo que sí podemos hacer es crearlo. Si tenemos una tierra arenosa, podemos añadir un poco de arcilla o materia orgánica para aumentar la porosidad, la riqueza y la textura.

Si por el contrario es muy arcillosa, incorporaremos arena para mejorar su porosidad y no agregaremos materia orgánica, convirtiéndola así en una tierra franca.



Comentarios (1)

pedromuoz720 comento el 30/05/2014 a las 14:00

Me encanta la jardinería pero no conocía las diferencias entre los terrenos y , sobre todo, cómo crear una tierra perfecta para cultivar. Gracias!!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios