Cómo comprar plantas sanas

Publicado por Patricia Arroyo, 10 Abr 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Características de una planta sana

Cuando vayáis a comprar una nueva planta es fundamental que comprobéis si está en buen estado o no. Por ello, si desconocéis qué partes físicas de la planta se deben mirar para saber si goza de buena salud, aquí van algunos de nuestros consejos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Raíces: deben ser de color claro, abundantes, bien enraizadas y que el cepellón no se deshaga.
  • Hojas y tallos: si tienen manchas, insectos o agujeros, nos indicarán que la planta está enferma o que tiene alguna plaga.
  • Consejo: evitar comprar plantas en invierno, pues la calefacción de las casas y la poca iluminación podrán estropearlas.

Las características físicas de una planta que nos pueden indicar su salud son estas: raíces, tallos, hojas y estructura de la planta.

 

En qué nos debemos fijar para saber si una planta está sana

A la hora de elegir nuestra planta, debemos observar algunas de sus características para detectar su salud. Por ejemplo, las hojas y los tallos nos desvelarán si esta sufre alguna enfermedad o plaga. ¿Cómo saberlo? Tan solo tenemos que ver si las hojas tienen manchas, insectos o agujeros. De ser así, la descartaremos, porque una planta enferma podrá contagiar al resto que tengamos en casa.

También tendremos que observar sus raíces. Si estas salen de los agujeros de la maceta, será una clara señal de que la planta necesita desde hace tiempo un trasplante. Lo mismo ocurre si vemos que en la superficie de la tierra aparecen pequeñas raíces. Para que una planta sea buena, debe estar enraizada, es decir, que debe estar estabilizada. ¿Cómo lo podemos comprobar? Muy fácil, si la tiramos del tallo y este sale con facilidad, la planta no lo estará.

 

Otros consejos para comprar una planta sana

Cuando estemos en la tienda no debe darnos miedo sacar la planta de la maceta un momento, porque si al sacarla el cepellón se deshace, querrá decir que la planta tiene un mal enraizamiento. También debemos comprobar si las raíces son abundantes y de color claro, pues de ser negras, indicará descomposición.

Además, es aconsejable evitar comprar plantas en épocas frías como el invierno, ya que hay poca iluminación y las viviendas tienen calefacción, características que afectan negativamente a las plantas.

Por último, si queremos comprar una planta de flor, lo ideal es que sus capullos estén todavía sin abrir. 

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

gdani535 comento el 10/04/2014 a las 12:53

Yo no suelo fijarme mucho, solo en las hojas, pero la verdad es que la planta puede estar mal por muchos sitios... ¡gracias!

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios