Conservar semillas

Publicado por Vanesa Sánchez, 25 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Conservar semillas

Las semillas son importantísimas para generar cultivos y poder seguir con la vida. Así que conservar correctamente las semillas es vital.

LO QUE DEBES SABER...
  • Las semillas: cuentan con un gran poder germinativo mientras están frescas, por eso, hay que conservarlas correctamente.
  • Cómo se puede conservar: metiéndolas en recipientes herméticos, además de estar en un lugar fresco y sin luz.
  • Dónde conservarlas mejor: una caja de cartón que está protegida y sin luz es un lugar idóneo. También la nevera en caso de que los envases seas herméticos y opacos.

 

Además, últimamente se pueden ver, cada vez con más frecuencia, plantas en nuestros balcones o terrazas. Así que lo mejor que hay que hacer es cuidar correctamente las semillas.

 

Cómo cuidar las semillas correctamente

Las semillas cuentan con un poder germinativo cuando están frescas, pero si no se realizan los cuidados y se conservan de la forma más correcta, entonces pierden la viabilidad. Por tanto, hay que saber cómo realizarlos correctamente y, de esta forma, no estropearlas. Si no lo hacemos bien, es posible que cuando queramos plantarlas, no prosperen lo que deseamos.

También es importante que sepas que cada semilla dura un tiempo determinado, no todas duran lo mismo. Para que te hagas una idea, la capacidad de germinar que tiene una semilla puede llegar desde el año hasta los 10 años o incluso más. Además, el tiempo de duración de las mismas dependerá también de cómo se estén conservando.

Técnicas para conservar semillas

Almacenar las semillas de la forma más idónea será clave para que su capacidad de germinación dure más tiempo, aunque no de forma indefinida, ya que tarde o temprano se acaba.

Las semillas que sean hortícolas deben ser conservadas secas y siempre será en lugares que estén protegidos de la luz y que sean frescos. Lo ideal es que las semillas sean guardadas en recipientes herméticos, para evitar que cojan algún tipo de humedad.

Un sitio adecuado para conservar las semillas es la nevera, siempre y cuando el recipiente donde estén guardadas sea completamente cerrado. También puedes conservarlas en una caja de cartón una vez metidas en botes herméticos o en bolsas igualmente herméticas, para que no les dé la luz.

Además, pon los datos más relevantes en el recipiente, como la fecha o qué tipo de semilla es, para que así sepas cuando las vayas a utilizar, cuándo las introdujiste en el recipiente.

Como ves, no es tan complicado conservar las semillas correctamente para que después las puedas utilizar cuando las necesites. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos