Tréboles en el jardín

Publicado por Vanesa Sánchez, 21 Ago 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Tréboles en el césped

¿Mala hierba o planta tapizante? ¿Afortunado quién tiene uno de cuatro hojas o desgraciado el que trata de eliminarlos sin suerte del jardín? Como ya imagináis, estamos hablando de los tréboles.

LO QUE DEBES SABER...
  • El trébol: es una planta que tiene fama de dar buena suerte y también se puede tener en casa como planta ornamental.
  • Mala hierba: puede resultar una planta invasiva, por lo que hay que controlar su crecimiento.
  • Bajo control: es posible arrancar los tréboles directamente o usar herbicidas para eliminarlos.

 

Vamos a ver cómo los tréboles en el jardín pueden utilizarse como base para una pradera o pueden aparecer como una mala hierba muy invasiva.

 

Un jardín de tréboles

Crear un jardín de tréboles puede tener varias ventajas, como por ejemplo que aguanta bien las bajas temperaturas así como los cortes contundentes, que no deben realizarse muy a menudo sino más bien espaciados. Los tréboles tienen un crecimiento muy rápido y no necesitan fertilizante, ya que fijan el nitrógeno de forma natural. Otra valiosa ventaja es que resisten las pisadas sin inmutarse.

Pero por otro lado, un jardín de tréboles tiene características no tan buenas, pues es un suelo que cuando está mojado es bastante resbaladizo y es extremadamente sensible a los herbicidas, por lo que el más mínimo error puede estropearlo.

El trébol como mala hierba

A pesar de que los vamos a considerar en este apartado como invasivos, hay que destacar que una presencia controlada de tréboles aporta nitrógeno al suelo y atrae insectos polinizadores, ambos aspectos beneficiosos para el césped. Dicho esto, cuando tenemos un césped homogéneo en altura y color, la aparición de zonas de tréboles, con forma, altura y verde distintos, afea mucho el aspecto general del jardín. Además, también es problemática su gran facilidad de propagación, que puede llegar a asfixiar al césped y acabar con él.

Hay formas naturales de controlar los tréboles, como arrancarlos a mano o con rastrillos y palas, ya que apenas tienen raíz y salen enteros. Otra opción es rociarlos con un espray y herbicida hecho con vinagre blanco o incluso espolvorear harina de gluten de maíz sobre un parche antitrébol y después regar para introducirlo bajo el nivel del suelo.

También podemos tener bajo control a los tréboles aportando al césped las mejores condiciones para mantenerlo saludable: habrá que cortarlo a una altura de unos 5-7 cm y utilizar herbicidas que no dañen el césped y no impidan resembrar en las zonas que hayan quedado diezmadas después de ser tratadas. Las mejores épocas para utilizar los herbicidas son primavera y otoño, y tardan en completar su trabajo entre seis y ocho semanas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos