Evitar las plagas del césped

Publicado por Vanesa Sánchez, 19 Jun 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Prevenir las enfermedades del césped

Tener un césped bonito y fuerte requiere de numerosas medidas preventivas y de cuidados específicos durante todo el año, pero aún más en la época de verano.

LO QUE DEBES SABER...
  • Tipo de césped: habrá que elegirlo en función del uso que le vayamos a dar.
  • Lo que necesita: un drenaje correcto, al igual que el abonado. También hay que escarificar y airear el césped cada año.
  • Prevenir: un tratamiento preventivo de forma puntual que sea químico, evitará muchos problemas de enfermedades y hongos.

 

Una de las cosas importantes a tener en cuenta a la hora de cuidar y mantener el césped de nuestro jardín, es vigilar y prevenir la aparición de las fastidiosas plagas

 

Lo que hay que saber

Lo primero que puedes hacer es elegir el tipo de césped adecuado, dependiendo del uso y ubicación de tu jardín, porque no será igual si el césped va a ser muy pisado o va a estar bajo el sol siempre, por ejemplo. Este paso es esencial para evitar problemas posteriores.

El drenaje es primordial y para ello debes hacer escarificados y aireados todos los años, para no encontrarte con que la tierra se asfixia y se encharca sin que el agua llegue a las raíces. El riego no debe ser excesivo, pues es la causa principal de que aparezcan hongos, sino moderado y mejor a primera hora de la mañana que al atardecer. Aprovecha para segar el césped cuando esté seco, nunca lo hagas sobre césped húmedo. Tampoco lo dejes muy raso, con algo más de altura tendrá más raíz y más reservas.

El abono más conveniente es el de liberación lenta, que actúa a lo largo de varios meses y no provoca excesos que puedan favorecer a las posibles enfermedades. Abona dos veces al año. Y en cuanto a fertilización, también la cantidad justa que permita al césped defenderse de cualquier inclemencia.

Utiliza tratamientos químicos de forma preventiva, en el caso de haber tenido plagas en ocasiones anteriores por si ha quedado algún resto. Comienza a tratar el césped lo antes posible una vez que hayas detectado cualquier señal de la presencia de una enfermedad o plaga.

¿Cuándo debemos preocuparnos?

Cuando encontremos zonas de césped secas y marchitas, incluso con la tierra mojada. Si notamos el césped débil en general o acorchado, y se levanta como si fuera una alfombra. También puede ser una señal de que algo no va bien si vemos montículos de tierra y hojas comidas, puede delatar la presencia de un hormiguero.

Si llevamos a cabo los trabajos preventivos y observamos adecuadamente los síntomas, podremos evitar la mayor parte de las plagas y hongos del césped.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios