Cómo hacer un cavado simple y uno doble

Publicado por Vanesa Sánchez, 15 Feb 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Hacer un cavado

En este artículo conoceremos con más profundidad la técnica del cavado, las condiciones idóneas y el método empleado.

LO QUE DEBES SABER...
  • Cavado simple: meter la pala unos 25 cm quitando esa tierra. Es el primer cavado que se hace antes del doble.
  • Cavado doble: profundizar unos 50 cm haciendo otro cavado simple, es decir el doble.
  • Proceso para el cavado doble: marcar el terreno, cavar la primera capa de una zanja y amontonar la tierra, cavar la segunda capa y colocar la tierra en otro montón. Rellenar la zanja anterior con las capas de tierra en orden.

 

Para hacer un cavado simple, que es lo habitual, tendremos que introducir en la tierra la longitud de la hoja de la pala, unos 25 cm. Es el primer cavado que se realiza, antes de hacer el doble.

 

Cavado doble

El doble cavado o cavado profundo se hace una vez retirada la tierra en el cavado simple, se profundiza unos 50 cm ejecutando otro cavado igual pero consiguiendo el doble de profundidad. Este tipo de cavado se utiliza para suelos con poco drenaje, por estar muy apelmazados o por sus características fisiológicas. También se utiliza en la agricultura orgánica para mejorar la estructura del suelo y aumentar hasta cuatro veces más el rendimiento de los cultivos.         

El cavado es conveniente hacerlo a principios de invierno para que el frío desmenuce mejor la tierra. No debemos cavar un suelo muy suelto o arenoso, ya que se incrementa demasiado el drenaje y se produce un lavado excesivo de los nutrientes con la lluvia. En este caso solo eliminaremos superficialmente las hierbas utilizando el rastrillo y para aumentar su poder de retención añadiremos una capa de mantillo.

Cómo hacer la técnica del doble cavado

Teniendo en cuenta que el suelo presenta diferentes propiedades según se va profundizando, sigue estos pasos para realizar el cavado doble:

- Con la ayuda de hilo y estacas marca la parcela con fragmentos paralelos alargados con una anchura máxima de unos 30 cm.

- Cava la primera capa de la primera zanja, retirando todo el suelo de la misma hasta una profundidad de la longitud de la hoja de la pala. Coloca la tierra sacada en un montón. Retirada la primera capa, cava la segunda siguiendo el mismo método pero colocando la tierra en un montón diferente.

- Cava la primera capa de la segunda zanja. La tierra separada se coloca en un montón fuera de la zanja. Una vez realizada la primera palada, realiza la segunda colocando la tierra, esta vez, en el interior de la primera zanja abierta. Después coloca encima la tierra del primer montón de la segunda zanja que habías apartado.

- Realiza este proceso con todas las zanjas, siempre colocando las capas de tierra en la zanja anterior. Por último rastrilla toda la superficie. 



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios