Cómo tener un xerojardín

Publicado por Vanesa Sánchez, 27 Dic 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Xerojardin

Un xerojardín es un jardín que se planifica específicamente para ahorrar en agua y no regar demasiado. Esto se puede utilizar en jardines y parques públicos también.

LO QUE DEBES SABER...
  • Xerojardín: implantar un jardín con pautas ecológicas ahorrando agua.
  • Proceso: planificar bien el xerojardín antes de hacerlo, dividiéndolo en tres zonas, seca, medio húmeda y húmeda.
  • Plantas adecuadas: avándula dentata, linum perenne, clematis, aloe, crisantemo, entre muchas otras.

 

El concepto del xerojardín se puso de manifiesto en los años 80 en Estados Unidos cuando sufrieron unas tremendas sequías en los años 70.

 

¿Cómo se consigue tener un xerojardín?

Un xerojardín consiste en hacer un uso completamente racional del agua del riego, sin llegar a despilfarrar ni un ápice de agua. Esto es especialmente importante en las zonas muy calurosas, como el clima mediterráneo o el subdesértico.

Si se consigue planificar muy bien un xerojardín, se puede llegar a ahorrar en agua considerablemente. Por tanto es una opción a tener muy en cuenta cuando queramos hacer un jardín en nuestra vivienda. 

Antes de ponerte manos a la obra, tómate tiempo y dibuja en un papel cómo quieres que sea tu xerojardín por zonas.

Las zonas que tendrás que decidir son la seca, la de riego moderado y la húmeda. En la primera estarán plantadas especies autóctonas que no necesitan prácticamente riego. En la segunda se colocarán las plantas que no necesiten mucha necesidad de agua para crecer y desarrollarse. Y, por último, en la zona húmeda, se pondrán las plantas que más agua necesiten.

Haz un xerojardín en tu casa

Puedes tener si quieres un xerojardín en tu casa solo con zonas secas, o con secas y zonas de riego moderado. No es necesario tener siempre las tres zonas en el jardín.

Para planificar el xerojardín correctamente comienza por plantar en los bordes las plantas que más agua necesiten. Además planta algún árbol para crear sombra o si no quieres un árbol, entonces que sea una pérgola a la que pondrás trepadoras.

Un punto importante es procurar proteger las plantas del viento, así que instala algún cortaviento como setos, valla cubierta de trepadoras o algunos arbustos frondosos.

Algunas plantas que puedes colocar en un xerojardín pueden ser: artemisia, aloe, crisantemo, opuntia, salvia splendens, matricaria recutita, briza media, lavándula dentata, linum perenne, clematis o lonicera japonica.

En definitiva, la xerojardinería trata de instaurar pautas de ecología donde se aplique una eficiencia en los recursos naturales, creando espacios naturales. Por tanto, no es recomendable el uso de césped, o por lo menos, limitar su uso al mínimo.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos