La técnica de la solarización

Publicado por Vanesa Sánchez, 19 Dic 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Solarización

La solarización es una técnica que se utiliza para combatir plagas de manera ecológica. ¿Quieres saber más sobre este método para aplicarlo a tus plantas?

LO QUE DEBES SABER...
  • Técnica de la solarización: es un método ecológico para desinfectar el suelo que se utiliza en la agricultura ecológica sobre todo.
  • En qué consiste: hay que cubrir el suelo húmedo con plástico transparente en el verano, para que aumenten las temperaturas y destruyan los hongos, larvas, malas hierbas, etc.
  • Pasos: limpiar bien el terreno de hierbas y piedras. Regar mucho para empapar la tierra y cubrir con el plástico, dejándolo bien estirado. Debe estar así al menos un mes. Se puede realizar cada 4 años.

 

Normalmente, para desinfectar los suelos donde se planta con mucha frecuencia, se utilizan productos químicos. La solarización es un método totalmente ecológico que no está de más conocer y saber cómo aplicarlo.

 

Desinfectar el suelo con la solarización

Además de los productos químicos, se está utilizando un método más ecológico que se llama solarización, que actualmente es de gran eficacia. Se usa sobre todo en la agricultura ecológica.

La solarización actúa como un invernadero, absorbiendo calor y manteniéndolo. El desarrollo de este método se hace cubriendo el suelo húmedo con un plástico transparente durante la época del verano. De esta forma las temperaturas se elevan y así destruyen la mayoría de los hongos, larvas, semillas, malas hierbas o insectos que no aguantan las altas temperaturas. Se logra que el calor generado penetre en el suelo a medio metro de profundidad.

¿En qué consiste este método?

Para hacer este sistema de desinfección hay que prepararlo en el verano, cuando más calor hace. Para ello, hay que labrar el terreno y quitar todas las piedras. También hay que limpiarlo muy bien de restos vegetales. El plástico que se utilice para realizar la solarización debe ser transparente y delgado, ya no solo por ser el más económico, sino porque de esta forma la radiación solar se transmite mucho mejor que usando un plástico más grueso.

Antes de colocar el plástico en el suelo, hay que regarlo muy bien. La tierra debe estar muy empapada, para ello se pueden utilizar mangueras que estén funcionando durante bastante tiempo, incluso toda la noche.

Posteriormente, alrededor de ese terreno hay que cavar zanjas y después tapar con el plástico. Procurad que el plástico esté muy estirado y colocad los extremos de manera que queden enterrados. Debe permanecer así durante un mes o mes y medio.

Este método se puede hacer cada 4 años aproximadamente, siendo un sistema muy eficaz, sencillo y, sobre todo, no contaminante.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios