Plagas de procesionaria, peligro para niños y perros

Publicado por Víctor Canales, 05 Abr 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Combate las plagas de procesionarias

Al contar con un clima mediterráneo en la mayoría de su territorio, el pino es uno de los árboles más comunes en España. Muchos jardines se encuentran adornados con este tipo de árbol que no está exento de plagas. En este caso, la procesionaria es la más común, y puede afectar incluso a nuestra mascota.

LO QUE DEBES SABER...
  • ¿Qué ataca?: casi cualquier clase de pino, además de abetos y cedros.
  • ¿Cuándo aparecen?: las orugas son visibles durante la primavera y el otoño. Durante el invierno podremos ver nidos en las ramas.
  • ¿Cómo combatirlas?: usando insecticidas, quemando o rompiendo los nidos.

La procesionaria del pino es asidua de prácticamente cualquier variedad de este árbol, aunque siente predilección por el pino silvestre, el pino canario y el pino laricio. También puede atacar a cedros y a abetos. Las orugas nacen al principio del otoño, cuando se disponen a realizar los nidos en las copas de los pinos para hibernar. A inicios de la primavera bajarán hasta el suelo en fila, donde se convertirán en crisálida y pasarán a ser mariposas los siguientes meses del verano.

 

Cuidados a tener en cuenta en tu mascota

La procesionaria del pino puede provocar urticarias y alergias tanto en personas como animales. Por ello habrá que tomar precauciones si tenemos niños y mascotas que se paseen por el jardín. Los pelos con los que cuenta la oruga tienden a desprenderse y producir irritación en la piel, ojos y nariz.

Si tu mascota presenta síntomas de inflamación de los labios, boca y cabeza en general, se rasca intensamente y babea de forma exagerada, son buenos motivos para que pienses que puede haberse puesto en contacto con alguna oruga de la procesionaria. Por supuesto, contar con un seguro para mascotas, será una muy buena opción en estos casos.

Modos de combatirla

Sus efectos son fáciles de identificar. Acículas (hojas del pino) secas y roídas, nidos de seda en las ramas y orugas por el tronco. Todos estos problemas, que pueden provocar tanto en el árbol como en su entorno, se pueden combatir mediante varios métodos.

Cortar y quemar los bolsones de seda o nidos es una de las mejores opciones. Si no podemos alcanzar hasta ellos, lo mejor es intentar romper el bolsón de tal forma que las orugas mueran por el frío del invierno.

El uso de insecticidas convencionales tiene un modo de empleo recomendado durante el inicio del invierno, rociar bien los nidos es la manera más efectiva. También existen insecticidas que inhiben el crecimiento de la larva, por lo que debe realizarse durante el otoño. Este es más respetuoso con el medio ambiente que otros métodos.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos

Tipos semillas

Tipos de semillas

02 Sep 2015