Cómo se forma el nombre científico de las plantas

Publicado por Cristina Yañez, 28 Feb 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

El nombre científico de las plantas y flores

Muchas veces cuando vemos el nombre científico de una planta nos preguntamos su lugar de procedencia, para qué sirve y que significan realmente esos términos en latín que suelen venir entre paréntesis al lado del nombre común por el que todos la conocemos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Origen: en 1753 en el libro Species Plantarum publicado por el botánico Linneo.
  • Nomenclatura: mediante un sistema nominal que designa género y especie.
  • Idioma: para que fuera lo más universal posible se recurrió al latín.

 

El impulsor de la nomenclatura que usamos actualmente fue el botánico sueco Linneo, allá por el siglo XVIII. 

 

Origen y formación del nombre 

La razón fundamental para que Linneo ideara este sistema de mencionar a las plantas surgió por la confusión que provocaba que en cada país se designara a las especies de una manera u otra y cuando se producía un encuentro con interés científico o las personas viajaban entre regiones o países, no se llegaban a poner de acuerdo a la hora de referirse a una planta u otra. La manera en la que se llamaba en un país a alguna especie en concreto era usada en otros para referirse a otra totalmente diferente. 

Para solventar este problema surgió la nomenclatura científica que hoy en día se ha impuesto como estándar. Se compone de dos palabras que indican el género y la especie. Por ejemplo, la comúnmente conocida como margarita, tiene por nombre científico Bellis Perennis. La primera palabra hace referencia al género, que en este caso es Bellis, mientras que Perennis se refiere a la especie en concreto.

De esta manera, da igual la parte del mundo en la que nos encontremos porque estas asignaciones están establecidas para todo el globo terráqueo y aunque no sepan de que estamos hablando si usamos el nombre común, podemos hacer uso en ese caso del científico. 

Pronunciación de las palabras 

Debido a que las palabras proceden del latín, debemos tener en cuenta unas sencillas reglas de pronunciación para que al referirnos a ellas de forma hablada lo entiendan, sea cual sea la lengua nativa del lugar en el que nos encontremos. Así, la “ll” hay que pronunciarla como si fuese una “l”, la “ch” como una “j”, la “ph” como una “f” y la “c” como una “s”, siempre y cuando vaya delante de “e” “i”, “y”, “ae” y “oe”. 

Conociendo estos sencillos apuntes sobre el nombre científico de las plantas, no volveremos a ver tan raras esas dos palabras en latín que siempre les acompañan.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos

Tipos semillas

Tipos de semillas

02 Sep 2015