Bañera Vs. ducha, ¿cuál es la mejor opción?

Publicado por canalHOGAR, 28 Ene 2017

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Mujer de pelo largo duchándose

A la hora de planificar cómo sería el baño ideal para una casa, siempre se llega a la duda de si es mejor instalar una bañera o una ducha. En este artículo no te vamos a poder dar la solución definitiva, pero te vamos a ofrecer un detallado análisis de los pros y contras de ambas alternativas para que tú elijas cual se adapta mejor a las necesidades de tu hogar.

Empecemos analizando la bañera, la cual tiene como principales ventajas:

-          Es el mejor lugar para darse unos baños relajantes. ¿A quién no le gusta un baño con agua caliente y espuma mientras se escucha música de fondo? Bañarse es uno de los pequeños caprichos que nos podemos dar en el hogar y que solo es posible en una bañera. Tumbarse en la bañera mientras se está cubierto de agua no es solo un hábito de higiene, sino que además sirve para quitarse el estrés y disfrutar de un momento de ocio.

-          Es la opción preferida por los niños. En los primeros años de edad el baño se convierte en un momento especial para disfrutar, jugar y asearse. Higiénicamente es recomendable que los más pequeños de la casa tengan esta opción, pues es una manera de asegurarse de que todas las partes del cuerpo han sido limpiadas.

-          Es ideal para lavar a la mascota. En una bañera tu mascota tendrá el espacio suficiente como para poder ser limpiada con comodidad, lo cual repercutirá no solo en una limpieza más profunda, sino que además ayudará a reducir su estrés en el momento de tener que mojarse.

-          En caso de que vaya a haber un corte del suministro de agua en la casa, la bañera se puede convertir en un improvisado depósito al que acudir hasta que se normalice la situación.

-          Una bañera también se puede usar como lavadero para objetos de grandes dimensiones.

-          Además, como dice el viejo proverbio popular, “en una bañera te puedes duchar, pero en una ducha no te puedes bañar”.

Por otro lado, poner una bañera en el hogar tiene algunos inconvenientes:

-          La más evidente es su tamaño, pues necesitas hasta dos o tres veces más de espacio que una ducha.

-          Acceder al interior de una bañera es complicado para las personas con movilidad reducida. Subir el bordillo de la bañera se puede convertir en una misión muy difícil e incluso peligrosa para personas de la tercera edad, niños o personas con discapacidad.

-          Para bañarse son necesarios muchos más litros que para ducharse. De este modo la factura del agua se incrementará si nos bañamos frecuentemente. Además, el gasto de agua convierte al baño en un método menos ecológico.

-          Un tiempo excesivo a remojo puede causar enfermedades atópicas.

Una vez conocidos los puntos fuertes y débiles de la bañera, llega el momento de analizar a la ducha, la cual también tiene importantes ventajas, entre las que destacan:

-          El espacio que se requiere para instalar un plato de ducha es mucho menor que el necesario para una bañera, por lo que es la mejor opción para aseos pequeños.

-          Se adapta mejor a los espacios del baño. Como continuación del punto anterior, una ducha puede amoldarse de mejor forma a espacios reducidos y variar su forma. En la actualidad, la típica ducha cuadrada ha dado paso a opciones rectangulares, triangulares e incluso circulares.

-          Mejor accesibilidad. Al tener un escalón mucho más plano que las bañeras, las personas con limitación de movimientos, como pueden ser los ancianos, tendrán más fácil entrar en este tipo de instalación.

-          Existen duchas con masaje. Las nuevas tecnologías han permitido que del aburrido chorro en forma de lluvia se haya pasado a una gran variedad de modelos con distintos chorros dirigibles, luces e incluso hilo musical. Ducharse ha dejado de ser algo monótono.

-          La mayoría de las veces una persona adulta suele ducharse en lugar de bañarse.

-          El ahorro de agua es un punto a favor de la ducha, permitiendo ahorrar hasta más de 200 litros por uso, algo que repercudirá en nuestros bolsillos y en el medio ambiente.

La ducha también tiene algunos puntos en contra que se deben considerar:

-          Es más complicado que los niños disfruten de la ducha. Además, debido a que quizás no tienen la noción de higiene de un adulto, si se duchan quizás queden algunas áreas sin limpiar.

-          Por muchas innovaciones que se realicen, hay pocas cosas equiparables a un baño relajante.

-          Su reducido espacio no es aconsejable para personas claustrofóbicas.

Evidentemente, la ducha es la mejor opción para aquellos que disponen de poco espacio y se centran en lo práctico y el ahorro de agua. Por otro lado, para aquellos amantes de los baños relajantes que dispongan de espacio suficiente en casa la elección que más se ajusta a sus necesidades será la bañera. Sin embargo, ambas opciones no son incompatibles y -si se dispone de una casa con varios baños- se puede destinar el principal para colocar una bañera y los aseos más pequeños para duchas.

Y es que ambas opciones muestran ventajas e inconvenientes. Por lo tanto, la elección definitiva dependerá de ti. Decidas lo que decidas, invertir en tu casa implica cuidarla. Con los Seguros de Hogar MAPFRE tendrás a tu disposición las coberturas más completas para que tu casa siempre sea el hogar de tus sueños.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos