Aprende a reparar la pestaña de cierre de una ventana

Publicado por canalHOGAR, 18 Nov 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Aprende a reparar la pestaña de cierre de una ventana

No todo está perdido, si la ventana corredera de tu dormitorio ha dejado de cerrar correctamente. La pestaña que hace encajar la ventana al hueco, suele ser el primer sospechoso. Lo mejor es valorar y descubrir lo primero, cuál es el problema.

El mecanismo de cierre de una ventana corredera es bastante sencillo, aunque el sistema se ha perfeccionado y mejorado en los últimos tiempos y no todas las ventanas presentan los mismos materiales, por ejemplo, en esencia el pestillo es la clave y también la pieza que suele estropearse con frecuencia.

La buena noticia es que el pestillo de la ventana puede repararse en la mayor parte de las ocasiones; no es necesario cambiar la ventana al completo, por lo que el presupuesto para esta reparación no es tan importante. Incluso con un poco de empeño, puede que tú mismo puedas repararlo:

   1. Descubre cuál es el problema

No es muy difícil descubrir cuál es el problema de tu ventana, observa el pestillo, puede que directamente ya veas que no está en su sitio. Por el uso o un cierre brusco, el pestillo se han podido descentrar o descolgar ligeramente lo que impide que ajuste correctamente en el agujero del marco de la puerta. Otras opciones es que el pestillo se haya dañado, presente alguna rotura o desgaste exagerado que el impida encajar.

   2. Reparación

Si el problema es el pestillo, vas a necesitar, por lo general, una llave tipo Allen y/o un destornillador para poder extraer el mecanismo de la ventana y volver a colocar el pestillo en su sitio, encajado correctamente en el sistema para que vuelva a funcionar. Si no estás muy seguro, primero intenta ajustar el pestillo tal y como está colocado dentro del marco de la ventana.

   3. Cambio del pestillo

Si el pestillo se ha roto o dañado de manera que no puede recuperarse, y solo puedes ajustarlo, no logras nada, tendrás que cambiarlo, casi seguro. Primero libera la presión sobre el pestillo, quita el posible embellecedor que suele tener el mecanismo sobre el marco de la ventana y mueve el pestillo, si es posible volver a encajarlo es posible que ese fuera el problema. Si no tendrás que ver la forma de primero de localizar, la pieza estropeada o rota, para poderla después instalar. No siempre la preparación DIY es posible.

 

 

Reparar el pestillo de una ventana no es complicado, sobre todo, si solo se ha descolgado o desajustado; si hay problema con la pieza, puede ser más complicado. Lo mejor es que no dejes este tipo de inconvenientes mucho tiempo sin solucionar; en el caso del pestillo, puede que si lo revisas en cuanto lo notas, solo sea ajustar, pero si lo dejas pasar, es probable que el pestillo se dañe de forma irremediable.

El tiempo juega en tu contra en las reparaciones del hogar; por eso, es mejor atenderlas con inmediatez, evitando males mayores y gastos extraordinarios por dejadez. El Seguro de Hogar MAPFRE te ofrece un completo catálogo de coberturas y asistencias con rapidez y profesionalidad para que el problema se solucione lo antes posible y de la mejor manera con la mayor comodidad y tranquilidad para ti.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos