Casas americanas vs. Casas europeas

Publicado por canalHOGAR, 13 Jul 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Casas americanas y casas europeas

Copiar en busca de ventajas, eliminando los inconvenientes del estilo propio, es siempre una buena idea. Por ello, merece la pena conocer las diferencias que aún existen  entre las casas americanas y las europeas. Aunque los estilos se aproximan, aún hay diferencias.

La universalización es cada día más obvia con la mejora de las comunicaciones y las nuevas tecnologías. Sin embargo, tanto en moda como en decoración, y en algunas otras materias que nos muestran el cine, la tele o la experiencia viajera, todavía existen diferencias continentales. El estilo de las casas americanas típicas no es el de las europeas, aunque empieza a aproximarse.

1. Luz

Las casas europeas son casas abiertas a la luz natural, especialmente las más actuales y las que disfrutan de ubicaciones en climas moderados y estables. En América, aunque se busca la calidez en los materiales y la luz en los colores, no acaba de instalarse el gusto por el cristal y los grandes ventanales. Es fácil ver casas americanas donde se aprovecha el sótano, pero no tanto la buhardilla que es mucho más luminosa y más habitable, como sí han descubierto hace años los europeos.

2. Materiales

Los materiales de los que se construye una casa suelen estar condicionados tanto por las condiciones meteorológicas a las que deben hacer frente como por el presupuesto. Tanto en Europa como al otro lado del Atlántico, se busca aislar los hogares y hacerlos seguros también. La madera suele ser el material preferido por los americanos para el interior de su vivienda, pero también para tabicar o hacer separaciones interiores. En Europa, el ladrillo y los modernos laminados de yeso son los materiales más populares.

3. Persianas

No en toda Europa se llevan o se usan las persianas para aislar del sol y del frio, así como mejorar la seguridad e intimidad de una casa, pero sí en gran parte del continente. Los países más soleados y de climas más cálidos incluyen persianas en las ventanas de sus casas y disfrutan de sus ventajas, tanto en inverno como en verano. En América, las persianas son un elemento muy poco común, casi inexistente.

4. Colores

El blanco es el color de moda en Europa. Ha llegado desde el norte, donde los interiores son siempre cálidos, equilibrados y muy acogedores gracias a este tono que invade paredes, muebles y elementos de decoración. En América, el estilo nórdico aún se ve como algo extravagante y exótico, y siguen prefiriendo los tonos naturales que recuerdan a la madera, por ejemplo. Buscan el confort y la calidez con grandes dosis de madera y muchas aportaciones decorativas en tonos marrones, lo que hoy en día en Europa no se ve como la mejor fórmula para crear casas acogedoras.

5. Baños

Los cuartos de aseo son probablemente los espacios que más diferencias marcan en cuanto al lugar geográfico en el que están ubicados, al margen de gustos, ventajas y desventajas de duchas, bañeras u otros elementos propios del cuarto de baño. Hay una diferencia que suele sorprender mucho: en América no se encuentran duchas con flexo. Las duchas se instalan fijas en la pared, dentro de la bañera o ducha, y es una costumbre que aún perdura, a pesar de que las ventajas de la ducha móvil y con flexo son obvias.

6. Variedad de estilos

Los expertos en decoración y en arquitectura coinciden en señalar que, a pesar de la universalización y la influencia de la globalización en los estilo de construcción y decoración, en general, los americanos se muestran aún menos permeables a otras formas de diseño. El estilo colonial está muy asentado en el continente americano y aunque reciben influencias europeas u orientales, no son tan dados al cambio como en Europa, donde la evolución es más continua y rápida, marcada por tendencias.

A pesar de éstas y otras diferencias que separan aún las casas del mundo, la búsqueda de la seguridad es algo que las une, una meta común en la que coinciden las casas no sólo de Europa y de América, sino de todo el mundo. Por ello, contar con un Seguro de Hogar MAPFRE es, en cualquier ubicación, la forma infalible de tener cubiertas tus necesidades de seguridad y protección en el hogar, siempre de acuerdo a tus necesidades y las de tu vivienda, ya que la variedad de pólizas MAPFRE da respuesta a todas las demandas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios