¿Se puede cambiar una hipoteca de tipo variable a tipo fijo?

Publicado por canalHOGAR, 29 Jun 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Se puede cambiar una hipoteca de tipo variable a tipo fijo?

Los datos conocidos de 2106 atisban un cambio en el tipo de hipoteca preferida por los españoles, parece que los nuevos hipotecados valoran hipotecas de tipo fijo e incluso, los que tienen hipotecas de tipo variable, piensan en cambiarlas.

Las fluctuaciones del Euribor están acabando con la paciencia de algunos hipotecados, que aunque ahora disfrutan de bajadas históricas, son conscientes de que esta es una situación pasajera y se preguntan si es posible cambiar el tipo de interés de su préstamo hipotecario, pasando de una de tipo variable a uno fijo.

El cambio en el tipo de hipoteca no sólo no es imposible sino que es relativamente sencillo, aunque exige costes -variables según las condiciones de cada hipoteca- y cambios administrativos.

Hay dos formas básicas por las que un hipotecado puede pasar de tener un préstamo sujeto a tipo variable, a tener uno con cuota fija mensual: novación o subrogación. Cada una de ellas tiene sus propias ventajas e inconvenientes, según el caso, es necesario estudiar cada hipoteca de forma particular y las circunstancias personales de cada titular de hipoteca para resolver cuál es la forma más adecuada:

   1. Novación

La hipoteca cambia, pero no la entidad financiera. Se trata de solicitar al banco este cambio concreto en la hipoteca actual. Los expertos aseguran que el único gasto que hay que asumir en este caso es el de la comisión por novación, que debería encontrarse reflejada en el contrato de hipoteca, puede oscilar entre el 0 y el 4 por ciento del total del capital pendiente de amortizar.

Los bancos, no obstante, no tienen que aceptar este tipo de operación y pueden obligar al cliente a pagar gestor y gastos de notaría para hacer el cambio, lo que dispara el coste de la novación. Por otra parte, puede aceptar el cambio pero con la condición de que el cliente aumente su vinculación con la entidad financiera, contratando nuevos productos.

   2. Subrogación

El cambio del tipo de hipoteca a través de subrogación exige el cambio de entidad financiera y, por lo general, suele ser más costosa para el cliente. La comisión de subrogación está limitada por ley al 0,5 por ciento de lo que queda pendiente de amortizar los primeros cinco años y al 0,25 el resto del tipo de vida del préstamo. Al hacerse un cambio de banco, son necesarios cambios administrativos que supondrán gastos de gestión: notaría, tasación, gestoría y registro, como mínimo.

Por cualquiera de estos dos métodos, pasar de una hipoteca con tipo variable a una con tipo fijo es viable y factible, otra cosa es que realmente sea una operación ventajosa para el cliente, que debe hacer números y tener en cuenta todos los detalles a la hora de hacer un cambio como este en su préstamo hipotecario.

Los expertos aseguran que antes de lanzarse a modificar la hipoteca es muy importante conocer todos los detalles, informarse de todas las comisiones y no quedarse solo con el dato de la cuota fija que se pasará a pagar cada mes con el cambio.

   Apuesta de las entidades bancarias

Las entidades bancarias parece que sí apuestan ahora por las hipotecas fijas más que hace unos años y están mejorando sus condiciones y dándoles mucha más visibilidad entre sus clientes. Hay nuevos hipotecados -más que hace unos años- que se decantan por la hipoteca de tipo fijo, pero no todos y no en todos los casos, por supuesto.

La seguridad y la constancia puede seducir a nuevos hipotecados y los bancos han denotado una subida del número de hipotecas con tipo fijo que se contratan. Pero en el caso de los clientes que buscan cambiar de una de tipo variable a una de tipo fijo, aunque es perfectamente viable, no suele ser lo más recomendable, aunque hay casos diferentes que es necesario valorar.

Cambiar las condiciones de tu hipoteca puede ser una forma de mejorar tu situación financiera, como también lo es contratar un Seguro de Hogar MAPFRE con el que protegerás tu casa con coberturas, servicios y asistencias de uso cotidiano.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios