Poner cierre de seguridad en las persianas

Publicado por canalHOGAR, 28 Jun 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

poner cierre de seguridad en las persianas

Las persianas colaboran activamente en la eficiencia energética de una casa, mejorando su aislamiento térmico tanto en verano como en invierno; pero también son un elemento de seguridad, siempre que las completes con cierres de seguridad para que sean inexpugnables.

Si  nunca se te había ocurrido y vives en una casa con ventanas exteriores y bajas que dan a la calle, no es una mala idea que te propongas poner cierres de seguridad a tus persianas. Es un trabajo sencillo, además de económico, y estarás ganando en seguridad para tu hogar con muy poca inversión de tiempo y dinero.

Existe la posibilidad de comprar e instalar en casa persianas de seguridad, son muy recomendables en algunos casos, especialmente en casas aisladas, fuera de núcleos urbanos. Resultan más caras que las persianas tradicionales, pero son una buena inversión en seguridad.

No obstante, si el presupuesto de las persianas de seguridad no está dentro de tus posibilidades o no es el momento idóneo para cambiar las persianas de tu casa, una buena alternativa es instalar cerrojos en las persianas, es sencillo y cómodo.

Lo primero es que adquieras tantos cierres de seguridad como persianas tengas o pienses instalar. Con este tipo de bloqueo, las persianas no podrán abrirse ni subirse desde la parte exterior de la ventana, o al menos, será mucho más complicado y requerirá de más tiempo y trabajo.

1. Liberar las persianas

Lo primero que debes hacer es situarte por la parte exterior de la persiana para retirar los topes de seguridad que impiden que la persiana se cuele dentro del tambor, si se sube al máximo. Estos topes de plástico suelen ir sujetos a rosca, son muy fáciles de retirar, por fuera o sacando la mano desde dentro de casa.

2. Prepara la persiana

Abre la caja de la persiana, según el tipo de cajón que tengas es posible que tengas que desclavar o simplemente desencajar cómodamente en las persianas más modernas. Cuando tengas acceso al tambor de la persiana, súbela hasta arriba del todo, sin los topes, la persiana se colará dentro y podrás acceder a la última lama de la persiana, desde dentro de la casa.

 

3. Coloca los pestillos

En la última pieza de la persiana, donde iban los topes, coloca los pestillos, sencillamente mételos por la última guía. Marca con una pintura o rotulador el final del pestillo, la parte que se tendrá que introducir dentro del marco fijo de la ventana, asegurando la persiana. Esta marca servirá para saber dónde tienes que hacer el agujero sin equivocarte. Retira los tiradores de los cerrojos para que al volver a sacar la persiana, pasando por el tambor, los tiradores no dañen la caja.

4. Recoloca la persiana

Vuelve a poner la persiana en su sitio, enrollando al máximo de nuevo y pasando al lado exterior la última lama de la persiana que ya tiene colocados los cierres de seguridad. Cuando esté en su lugar correcto, vuelve a colocar los tiradores, baja la persiana y saca los cerrojos para que marquen el lugar donde tienes que hacer el agujero, donde estarán los puntos de fijación de los cierres de seguridad de tu persiana.

5. Taladra los puntos de fijación

Utiliza una broca adecuada para perforar, a cada lado en el marco de la ventana, los agujeros donde se introducirá el pestillo de seguridad. Respeta la marca y haz los agujeros de un diámetro ligeramente superior al del cerrojo, para que este pueda entrar con facilidad y rapidez. De esta manera su uso será mucho más útil.

6. Comprueba que todo está en orden

Vuelve a poner los topes de la persiana, cierra también la caja de la persiana volviendo a fijar según corresponda.  Baja la persiana totalmente y desde dentro, comprueba lo sencillo que es correr los pestillos y fijar la persiana. Sal fuera y comprueba como ahora es bastante complicado -casi imposible- levantar la persiana.

Cuando salgas de casa, por la noche, y siempre que quieras asegurar la persiana, echa los cerrojos en un segundo y mejora la seguridad de tus ventanas. En caso de necesidad sólo tienes que descorrer el pestillo desde dentro con la misma facilidad y rapidez, para poder volver a subir la persiana o ponerla a la altura que precises.

La seguridad en el hogar es imprescindible, pero aún con todas las precauciones, incluidos los pestillos en las persianas, hay que ser realista y, en ocasiones, pueden suceder imprevistos; la Cobertura de Robo en Vivienda incluida en todas las pólizas de Seguro de Hogar MAPFRE te ofrece una respuesta infalible ante este tipo de desagradables situaciones.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios