Prioridades a la hora de reformar ¿por dónde empezar?

Publicado por canalHOGAR, 27 Jun 2016

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Prioridades a la hora de reformar ¿por dónde empezar?

Cuando tienes que hacer reforma en casa es imprescindible contar con un plan para organizar los trabajos que se van a realizar. El tiempo y el presupuesto son limitados y es necesario saber por dónde empezar para no cometer errores.

Las reformas o trabajos de mantenimiento de una vivienda suelen ser causa de estrés e incomodidades, pero si sabes cómo afrontar una reforma, evitarás muchos problemas. La improvisación no es buena consejera en estos casos, el orden es necesario e imprescindible, si no quieres a la larga tener que emplear más tiempo en arreglar desastres y, por supuesto, más dinero.

   1. De dentro hacia fuera

Si sigues esta lógica a la hora de dar prioridad a los trabajos, sabrás por dónde empezar de la mejor manera. Lo que no se ve de tu casa: canalizaciones, tuberías, instalación eléctrica… el interior de tu hogar, es lo primero que tendrías que revisar, renovar o cambiar, si es necesario.  Para hacer este tipo de trabajos tienes que picar paredes, levantar el suelo… por lo tanto, no tiene sentido cambiar primero los revestimientos, si luego o en muy poco tiempo tuvieras que levantarlos.

   2. Primero la seguridad

Hay reformas que no pueden esperar; son aquellas renovaciones o cambios que afectan a la seguridad de tu hogar, suelen estar relacionados con los principales suministros de una vivienda: la instalación eléctrica, la de gas o la del agua, entre otras. Tu prioridad absoluta a la hora reformar debe ser cambiar las instalaciones que estén obsoletas, sean inseguras o no cumplan con la normativa vigente. Este tipo de cambios no pueden esperar y deben hacerse con la mayor brevedad posible.

   3. Funcionalidad

Si tienes que reformar tu casa y no sabes por dónde empezar, otra norma que no falla es ser realista y pensar en lo que realmente necesitas, evitando caer en lo meramente estético. Puede que te apetezca cambiar las puertas interiores de tu hogar, ya que son antiguas y no presentan un buen estado; pero si se trata de priorizar, las ventanas y puertas exteriores irían en primer lugar. Unas ventanas en mal estado te hacen perder en eficiencia energética, derrochar sistemas de climatización y, además, pueden hacer que tu casa sea mucho más vulnerable a ataques externos y más insegura.

   4. Hay espacios que son prioritarios en las reformas

¿Qué reformar antes, el baño o el salón? ¿La terraza o un dormitorio? Tu elección dependerá mucho de las condiciones en las que se encuentre cada habitación pero, en general, lo más recomendable es seguir las prioridades anteriores: seguridad y funcionalidad, primero. Lo más fácil es que el baño y la cocina estén los primeros en la lista de estancias para reformar, luego le sigan el salón, por último los dormitorios y los espacios exteriores, como patios, terrazas o jardines. No obstante, este orden de prioridades puede y debe adaptarse a las circunstancias particulares y el estado de cada uno de ellas, además del uso que tú hagas y de tus necesidades en el hogar.

   5. Estética

De manera irremediable, las reformas estéticas son las que menos prisa corren, pero también hay ocasiones en que la actualización y la renovación son el objetivo de la reforma, y surgen dudas sobre qué hacer primero, ¿pintar o cambiar el suelo? Lo mejor es seguir los consejos de los profesionales que podrán valorar las circunstancias de tu casa en concreto pero, como norma general, suele ser más correcto primero arreglar las paredes y luego, el suelo, por ejemplo.

   6. Calidad en los materiales

El presupuesto ajustado suele ser común en las reformas y aunque cuentes con un buen presupuesto es importante saber en qué gastarlo, priorizando en lo importante. Tus necesidades te marcarán la pauta pero, en general, merece la pena apostar por materias primas de calidad en trabajos que son para disfrutar a largo plazo y que no se suelen cambiar con tanta facilidad, como son el suelo o las ventanas. Elige materiales de calidad y que cumplan con tus prioridades, ten en cuenta el mantenimiento, la forma de limpieza y la durabilidad.

Reformar una casa no tiene por qué ser un trabajo estresante, si le dedicas tu tiempo y sabes por dónde empezar, teniendo claras tus prioridades y necesidades, es muy probable que tu reforma sea todo un éxito y la disfrutes mucho tiempo. El Servicio de Reformas de las pólizas de Seguro de Hogar MAPFRE te ayudará a encontrar y contratar a los mejores especialistas en reformas y reparaciones.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios