Cómo obtener la licencia de obra para una reforma

Publicado por CanalHOGAR, 08 Nov 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo obtener la licencia de obra para una reforma

Cuando ya tienes proyectada tu reforma, localizados los profesionales y el mejor presupuesto, los primeros pasos que debes dar para acometer un cambio en tu vivienda son informarte y saber cómo obtener la licencia de obra para una reforma.

Aunque no siempre es necesario, antes de empezar a reformar tu vivienda es importante que confirmes si necesitas o no un permiso específico. En caso afirmativo, asegúrate de saber cómo obtener la licencia de obra para una reforma; puede ser un trámite burocrático sencillo y rápido, pero no se puede generalizar, por lo que es importante informarse con tiempo y de la forma más pormenorizada posible.

Para empezar, es importante tener claro que no es lo mismo una reforma de una vivienda particular que la de un edificio público o que la de un comercio o establecimiento o negocio. Esta primera diferencia ya marca el procedimiento concreto que vas a tener que seguir para saber si necesitas licencia y, en su caso, cómo obtenerla.

Las reformas en vivienda particulares tampoco son todas iguales. También se clasifican según su alcance. En la mayor parte de los ayuntamientos, se hace una primera división entre obras menores y obras mayores.

Muchos de los trabajos de reforma más habituales en un inmueble particular son considerados como obras menores y no suelen necesitar licencia, y si lo hacen, se trata tan sólo de un permiso sencillo de obtener. No obstante, cada caso es particular y cada ayuntamiento marca sus normativas a este respecto, por lo que es fundamental que te informes y que tengas en cuenta estos detalles generales:

• Las licencias de obra dependen de los ayuntamientos. Habitualmente están sujetas a la presentación de un formulario concreto de solicitud y de cierta documentación que varía, tanto en función de la obra como de cada organismo municipal. No es igual en todos los casos.

• La obtención de la licencia -si es necesaria- está sometida, además, al pago de una tasa o tarifa que también oscila según los ayuntamientos y el alcance de la obra. Afronta el tema de informarte y solicitar la licencia antes de la fecha fijada para el inicio de la obra, ya que lo más probable es que te lleve tiempo y, en caso de necesitar licencia, pueden tardar semanas en concedértela.

• Ente la documentación que suele ser requerida están: plano de la ubicación de la vivienda, documento que certifique la referencia catastral del inmueble, presupuesto desglosado de la reforma y un informe o memoria descriptiva de la misma, certificado de habitabilidad y seguridad, y documento acreditativo de que la comunidad de vecinos está informada y conforme con que se realice dicha reforma.

• Las obras menores, en su mayoría y en muchos ayuntamientos, no requieren licencia, pero es importante confirmar que se considera obra menor en tu ayuntamiento y si tu reforma entra o no dentro de esta descripción.

• Las reformas que solo afectan al interior de las viviendas, aunque sea en su totalidad, no suelen necesitar licencia, pero hay excepciones. Sin embargo, los cerramientos de terrazas, cambios de ventanas o cualquier elemento de la fachada o zonas comunes de un edificio, sí suelen requerir algún tipo de permiso.

• Si vas a contratar una empresa o varios profesionales para acometer la reforma, puede que ellos mismos con más experiencia y conocimiento te informen sobre el tema de la licencia; algunas empresas, por ejemplo, incluyen este trámite en sus presupuestos de reforma y ellos mismos se encargan de todo.

Con independencia de esta información general sobre las licencias de obra, la diversidad y las diferentes normativas no permiten explicar cómo obtener la licencia de obra para una reforma de un forma única y válida para todos los casos; en este sentido, lo más recomendable es informarse con tiempo en el ayuntamiento de tu localidad y/o a través de su página web o número de teléfono de información municipal. Una vez concluida la reforma, el Seguro de Hogar MAPFRE es la mejor alternativa para proteger y mantener en el mejor estado tu nueva vivienda, con esa tranquilidad sólo tendrás que preocuparte por disfrutar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios