Los 5 problemas más comunes en las comunidades de vecinos

Publicado por CanalHOGAR, 13 Ago 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

los cinco problemas mas comunes en comunidades vecinos

Ruidos, zonas comunes, seguridad, servicios de limpieza, convivencia vecinal… ¿Cuáles son los 5 problemas más comunes en las comunidades de vecinos? Te sorprenderá descubrir que tu vecindario no es tan raro y original como pensabas.

Si estás sufriendo la tensión y el estrés de vivir en una comunidad de propietarios con problemas de convivencia, seguro que la base de vuestro conflicto se encuentra entre los 5 problemas más comunes en las comunidades de vecinos, ya que en esencia suelen repetirse las mismas situaciones.

1.- Vecinos morosos

Un grave problema en las comunidades de vecinos ha sido, son y siguen siendo los vecinos morosos. Aquellos que no cumplen con sus recibos de gastos de comunidad y mucho menos, con los recibos extras o las derramas puntuales. El buen funcionamiento de una comunidad depende en gran medida de contar con unas finanzas saneadas y bien gestionadas. Solucionar este problema para siempre no es sencillo, pues aunque se puede lograr por vía judicial el pago y lograr hasta el embargo del piso en caso necesario del vecino moroso, lo cierto es que la mayoría paga antes de llegar a este punto, pero vuelve a cumular deuda inmediatamente.

2. Ruidos y actividades molestas en general

El segundo problema más habitual en toda convivencia vecinal son los ruidos, aunque el origen es variado: hay denuncias puntuales o esporádicas por fiestas,  continuas y reiteradas por hábitos ruidosos como caminar con tacones por el piso o mover muebles o camas de forma brusca y cotidiana.

La música, la televisión… y su volumen también suelen ser origen de problemas. Vivir en comunidad exige respetar las horas de descanso de los demás en todo momento,  por lo que los ruidos y actividades molestas deben limitarse o intentarse controlar lo más posible. El diálogo entre vecinos es lo más recomendable y buscar una solución que sea positiva para todas las partes implicadas. En los peores casos, hay que recurrir a la Ley de Propiedad horizontal (artículo 7.2 relativo a actividades molestas).

3. Pago de derramas extraordinarias

Si que todos los vecinos paguen la cuota de la comunidad todos los meses y de forma puntual es complicado, las derramas o gastos para obras extraordinarias se convierten automáticamente en un conflicto vecinal. Siempre hay vecinos que no consideran las mejoras necesarias y mucho menos imprescindibles, esto ocurre a menudo en inmuebles antiguos que necesitan reformas y actualizaciones constantes, pero las nuevas viviendas tampoco se salvan de este tipo de conflictos. Son temas de discusión y desacuerdo comunes: la instalación de un ascensor, la mejora del sistema de iluminación o simplemente el cambio de las ventanas de las zonas comunes.

4. Uso de zonas comunes para actividades privadas o personales

Ocurre en casi todas las comunidades, con mayor frecuencia en las que tienen más zonas comunes como jardines, piscina, pistas deportivas… pero también en las que simplemente tienen en común un cuarto bajo la escalera. Hay vecinos que quieren hacer fiestas privadas y personales en el jardín, otros que quieren que sus hijos reciban clases de natación en la piscina de la urbanización y familias que aspiran a guardar sus bicicletas en el famoso cuarto común de contadores o limpieza, por ejemplo. Hay que analizar cada caso de forma particular y en muchas ocasiones todo depende de que  la mayor parte de la comunidad este o no de acuerdo en autorizar este tipo de actividades.

5. Administración y presidencia

Los vecinos, por lo general, están dispuestos a opinar, pero en muchas ocasiones no se pretende colaborar en ningún sentido. Por falta de tiempo y sobre todo, en comunidades muy numerosas, se apuesta por una administración profesionalizada para evitar trabajo y molestias a los vecinos. Pero ni siquiera en este caso, se logran evitar los conflictos y opiniones encontradas, los vecinos suelen discrepar sobre la necesidad de esta figura, ya que supone, entre otras cosas, un gasto extra en el vecindario.

Con diferentes versiones e interpretaciones varias, estos son los 5 problemas más comunes en las comunidades de vecinos y  es difícil encontrar una donde no se estén sufriendo, al menos, dos de estos problemas.

El Seguro de Comunidades para Propietarios de MAPFRE protege a la comunidad de vecinos frente a eventualidades que requieran de servicios urgentes y necesarios para afrontarlas: daños materiales, robo, responsabilidad civil o defensa jurídica, entre otras garantías, entre las que se encuentran las soluciones más viables para los 5 problemas más comunes en las comunidades de vecinos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios