Agrandar un dormitorio con la ropa de cama

Publicado por canalHOGAR, 01 Jun 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Agrandar un dormitorio con la ropa de cama

De una manera sencilla y muy cómoda puedes agrandar un dormitorio con la ropa de cama adecuada. Te sorprenderá la sensación visual de mayor espacio que logras con sólo cambiar tu edredón, por ejemplo.

 

Algunas veces la solución más efectiva es también la más sencilla y práctica. Esto ocurre cuando se buscan alternativas para ganar espacio, al menos visual, en una habitación de nuestro hogar. La opción de agrandar un dormitorio con la ropa de cama casi nunca se contempla, sin embargo, es fácil y efectiva.


Estas son las pautas básicas para elegir ropa de cama que convierta tu dormitorio en una estancia amplia y luminosa:

• Tejidos

Siempre ligeros y naturales; a ser posible evita los más pesados como las pieles o lanas, ya que visualmente ocupan espacio y por lo tanto, dan más sensación de ambiente pequeño y recargado. Ideales las fundas nórdicas de algodón y las de lino, por ejemplo.

• Colores

Sencillo; siempre para ganar espacio, colores que reflejen la luz como el blanco, los tonos pasteles y la gama de los tierra para los dormitorios más clásicos. Evita los colores más profundos e intensos, además te cansarás mucho antes de ellos. Tampoco combines muchos colores, no abuses, por ejemplo, de los cojines de mil tonos.

• Tipo de ropa de cama

Lo más ligero y actual, sin duda, las fundas nórdicas para todo tiempo. Si te apetece además de ganar espacio, darle un toque vintage a tu dormitorio, elige colchas de croché o ganchillo. Si te van los DIY, sin duda, crea tu propia colcha de patchwork.

 

 

• Estampados

No están prohibidos, pero deben seleccionarse con sumo cuidado si lo que se pretende es agrandar visualmente la estancia, ya que muchos estampados recargan en exceso y resultan muy pesados. Ideales los estampados de pequeñas florecitas o pasley para las habitaciones más naturales y juveniles. Siempre apuesta por dibujos pequeños y no demasiados.

• Rayas y lunares

Nunca pasan de moda y son habituales en la ropa de cama, para agrandar a lo ancho la habitación mejor rayas horizontales –de lado a lado de la cama-, pero si lo que se pretende es equilibrar el largo de la habitación, mejor en sentido vertical, es decir, del cabecero a los pies de la cama. Los lunares, puntos y topos, mejor pequeños y abundantes.

 

Con una selección mínima y fijándote en los detalles, lograrás, sin duda ni dificultad, agrandar un dormitorio con la ropa de cama, además de conseguir darle un punto chic y tu propio estilo a tu habitación. Completa el mantenimiento y cuidado de tu hogar, con un Seguro de Hogar MAPFRE, infórmate en unos minutos de sus condiciones y coberturas.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios