Poner una piscina en la comunidad

Publicado por Covadonga Carrasco, 22 Ago 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

¿Quieres una piscina en tu comunidad?

Las piscinas comunitarias son muy habituales en las construcciones nuevas, sin embargo aún existen comunidades de propietarios que no cuentan con la suya. Hasta hace poco la legislación no era demasiado clara, incluso resultaba contradictoria al respecto. Aclaremos cuáles son los pasos a seguir si queremos poner una piscina en la comunidad.

LO QUE DEBES SABER...
  • Unanimidad: la última sentencia del Tribunal Supremo afirma que es necesario que haya unanimidad entre todos los vecinos para poder construir una piscina.
  • Arbitraje: si los vecinos no se ponen de acuerdo, es posible recurrir al arbitraje para solucionarlo.
  • Gastos: dependiendo de los acuerdos a los que se llegue en la comunidad, habrá que pagar unas cantidades u otras.

En 2008 el Tribunal Supremo consideró que para poner una piscina en una comunidad de vecinos era necesario que hubiera unanimidad entre todos ellos al tener que construir en las zonas comunes y no ser un servicio de interés general.

 

Necesidad de unanimidad para iniciar las obras

Según la ley es obligatorio por parte de la comunidad la realización de las obras necesarias para que el inmueble se pueda conservar de forma óptima, manteniendo las condiciones estructurales, de estanqueidad, habitabilidad, accesibilidad y seguridad.

Pero además se ha de tener en cuenta que si existe algún propietario cuya unidad familiar tenga ingresos inferiores al 2,5 veces el IPREM (el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) y el coste anual repercutido de las obras que le afecten supere el 33 % de sus ingresos anuales, no estará obligado a sufragarlos.

 

Recurrir al arbitraje

Si después de multitud de reuniones de vecinos es imposible ponerse de acuerdo, la comunidad podrá resolver el asunto solicitando arbitraje o dictamen técnico en los términos establecidos por la ley. Aunque, como es lógico, siempre es preferible hacerlo de manera consensuada mediante reuniones por muy complicado que parezca.

Cuando hayamos decidido instalar la piscina en nuestra comunidad, también deberemos tener en cuenta la contratación de un seguro para comunidades de propietarios que cubra todo lo relacionado con este tipo de instalaciones.

Para aquellos que no estuvieran de acuerdo con la construcción de la piscina pero esta acabara construyéndose, si la instalación excede del importe de tres mensualidades ordinarias de gastos comunes, no estarán obligados a cubrirlos, ni se modificará su cuota.

Si posteriormente estos vecinos deciden cambiar de idea y participar del uso de la piscina, tendrán que abonar una cuota con los gastos de realización y mantenimiento aunque en este momento excedan de doce mensualidades ordinarias de gastos comunes.

En cualquier caso, siempre es preferible acudir a un abogado especialista en este sector que será el que aclare todas las dudas que nos pudieran surgir al respecto.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios